El vestido, con su cola de casi 8 metros con incrustaciones de lentejuelas se exhibirá por primera vez en el Palacio de Kensington en 25 años por concesión de los hijos de Diana, los príncipes Guillermo y Harry.