Sanjai Sangvichien tenía una obligación específica: el exdecano de anatomía del Hospital Siriraj de Bangkok, recibió la llamada de ese día para preparar el químico para embalsamar los restos del difunto rey. En retrospectiva, ha dicho, fue “la tarea más importante de mi vida”.