El periodista Andrew MacGregor informó que la condición del monarca, de 68 años, es “claramente grave”, pero no hay “temores por su supervivencia”.