El sultán de Kelantan insiste en que las fotos de su presunto hijo prueban que “no se parece a él” y “podría ser hijo de cualquier hombre asiático”.