Los príncipes más jóvenes de la realeza europea son aún muy jóvenes para pensar en el matrimonio.