Hablando con la BBC, el príncipe soberano dijo comprender la presión que sufren Harry y Meghan Markle, pero “no era necesario exponerla así”.