El complot “no fue el más peligroso” vivido por Jordania “pero sí el más doloroso para mí”, dijo Abdallah II en un mensaje leído en su nombre en la televisión pública.