En marzo se cumplirán 10 años del terremoto y tsunami que azotaron el noreste de Japón, pero la pandemia impide a Naruhito y Masako viajar a la región.