La Casa Imperial teme que sea un evento supercontagiador, especialmente por la cantidad de gente adulta que asiste.