El príncipe Harry y su esposa, que viven en Los Ángeles, perdiendo efectivamente sus patrocinios, privilegios y títulos. Todavía son libres de usar sus nombres de “Duque y Duquesa de Sussex”, pero los críticos dicen que están tratando de sacar provecho de los títulos.