Basados en una vieja superstición de la Era Estuardo, muchos consideran hoy que la desaparición de uno de sus cuervos es un presagio potencialmente sombrío para Gran Bretaña.