Mientras la princesa de Saboya está feliz con su incorporación en la línea sucesoria, otra rama de la familia real, la de los duques de Aosta, mostró su desaprobación.