Siempre hemos leído que “detrás de todo gran hombre hay una gran mujer”. La mayoría de las veces esto no es cierto: Zita no estuvo detrás de un gran hombre, Zita caminó a su lado.