Christian de Dinamarca fue retirado de un internado de élite tras informes de abusos y violencia


El príncipe heredero Federico y la princesa Mary de Dinamarca anunciaron que retiraron a su hijo mayor de un internado de élite después de que se publicaran informes de un largo historial de abuso sexual y acoso contra los alumnos en la institución.

Las claves de esta historia

  • El príncipe Christian, nieto de la reina Margarita II de Dinamarca, asiste a un internado de élite desde agosto de 2021.
  • Sus padres, el príncipe Federico y la princesa Mary, anunciaron que lo cambiarán de escuela.
  • Informes de un largo historial de abusos sexuales e intimidación surgieron recientemente en la escuela.

Los herederos publicaron un comunicado en su sitio web anunciando que Christian -de 16 años- ya no asistiría al Herlufsholm Gymnasium, ya que estaban «profundamente conmocionados» por los informes.

Federico y Mary también dijeron en el comunicado que su segunda hija, la princesa Isabella, no asistiría a la escuela en el otoño, tal como se había anunciado, y que decidirían durante el verano a dónde irían sus hijos a la escuela en el futuro.

«Ha sido un proceso difícil para nosotros como familia, pero, basándonos en el panorama general y nuestra posición especial como pareja de Príncipes Herederos, hemos elegido que el Príncipe Christian ya no asista a Herlufsholm y que la Princesa Isabella”, dijeron en un comunicado.

Los futuros reyes daneses dijeron que tomaron su decisión como resultado de un informe preliminar de la Agencia Nacional de Educación y Calidad de Dinamarca que «dirige una crítica particularmente dura de una autoridad estatal contra Herlufsholm y plantea demandas a la escuela en varios niveles, incluido el nivel de liderazgo».

La escuela de lujo Herlufsholm Gymnasium, fundada en 1565 en un monasterio de Næstved, a 90 kms de Copenhague, tiene un largo historia de abusos y violencia entre sus alumnos. Según The Times, alrededor de 50 alumnos acusaron a la escuela de fomentar un ambiente de intimidación en un documental de televisión.

El diario sueco Expressen definió a Herlufsholm como una escuela de estilo espartano que “ha sido sacudida por la violencia y acusada de cerrar los ojos ante el castigo y la intimidación”.

Menciona que un guardia de la escuela fue apuñalado en 1994, después de lo cual un estudiante de 19 años fue acusado de intento de asesinato. Terminó siendo absuelto en el caso, donde se interrogó a más de 50 testigos.

En 2006, un estudiante de 16 años fue acusado de violar a una niña de la misma edad, pero fue absuelto en el tribunal. En 2016, un niño de noveno grado fue denunciado por violar a una niña de 14 años de octavo grado. Sin embargo, los cargos fueron retirados.

Herlufsholm ha sido la escuela de la élite durante varios siglos y es conocido como un lugar con rituales crueles, castigos físicos y acoso traumático”, reveló la revista danesa Her & Nu.

Castigos y humillaciones entre estudiantes

“Cuando la escuela contrató a Klaus Eusebius Jakobsen como nuevo director en 1993, comenzó un enfrentamiento con la cultura espantosa que caracterizaba el lugar con estudiantes mayores, quienes con el título de prefectos, castigaban a los más jóvenes, con el beneplácito de los maestros”, dice la revista.

Jakobsen asegura que muchos exalumnos han dicho que la dura educación de sus compañeros ha tenido grandes y devastadoras consecuencias para ellos, y relató: “Algunos de los medios de poder que tenían los prefectos cuando asumí el cargo fueron la imposición de castigos al internado”.

Muchos exalumnos dijeron que la dura educación impartida allí y el oscuro ambiente que la rodea tuvieron devastadoras consecuencias mentales para ellos.

Según Expressen, los alumnos de mayor edad hacían bromas pesadas a los estudiantes y les prohibían “salir de su habitación por un período de tiempo”.

Además, les daban “órdenes de limpieza de áreas comunes, los obligaban a trotar en el bosque y en el campo de deportes y, a veces en medio de la noche” además de obligarlos a hacer “flexiones de brazos” y “golpearlos en hombros y brazos”.

“Con un poco de vergüenza, hasta 2016 todavía veía a algunos profesores y a algunos prefectos aplicar reminiscencias de castigos como lagartijas”, relató Klaus Eusebius Jakobsen.

“Y ocasionalmente he observado nuevos métodos que los estudiantes de mayor edad, aunque a menudo aquellos que no se convirtieron en prefectos, pensaron que podrían usar para humillar y poner en su lugar a sus compañeros más jóvenes”.

Los exalumnos dijeron en un documental que era común que los estudiantes más jóvenes fueran atacados en medio de la noche, y un exalumno afirmó que vio a un acosador abusando sexualmente de otro estudiante frente a un grupo de compañeros, según The Times.

MONARQUIAS.COM