El frío castillo escocés que la familia real británica detestaba y costó solo 100 libras


Ya sea el Palacio de Buckingham, Sandringham, el Castillo de Windsor o el Palacio de Kensington, la familia real británica tiene una impresionante cartera de viviendas en todo el Reino Unido.

Y en esa extensa lista hay una impresionante casa escocesa que se compró por un precio sorprendentemente bajo.

Se trata del Castillo de Mey, que alguna vez la princesa Margarita llamó “el castillo con corrientes de aire de mamá”. La reina Isabel II nunca ha vivido en el castillo a tiempo completo y hoy se usa como casa de verano para el príncipe Carlos y su esposa, la duquesa de Cornualles.

El Castillo de Mey está situado en Caithness, en la costa norte de Escocia. Es un viaje de cuatro horas y media desde otra de las residencias escocesas de la Familia Real, el Castillo de Balmoral en Aberdeenshire.

Fue construido entre 1566 y 1572 por George, el cuarto conde de Caithness, en las tierras de Mey que pertenecían a los obispos de Caithness.

En 1952, el castillo fue comprado por la reina Isabel, que había enviudado recientemente de su esposo, el rey Jorge VI.

Había conocido el castillo, que entonces se conocía como Castillo de Barrogill, mientras se hospedaba con el Comandante y Lady Doris Vyner en la Northern Gate, en Dunnet Head, a poca distancia hacia el oeste.

Enamorada por su encantador aislamiento, la reina compró el castillo más septentrional del continente británico, reemplazó su nombre por el original Castillo de Mey, lo restauró y creó hermosos jardines amurallados.

Si bien no se sabe exactamente cuánto pagó la ex reina por la casa, algunos dicen que se la dieron gratis o que pagó 1 £, mientras que otros sugieren que pagó hasta 100 £ (£ 2951,53 o US$ 3621,41 de la actualidad).

Titulada desde entonces “Reina Madre”, la reina Isabel, que modernizó el castillo añadiendo electricidad y agua potable, solía visitar el castillo en agosto y octubre desde 1955 hasta su última visita en octubre de 2001, antes de su muerte en marzo de 2002.

La biblioteca se usó como su sala de estar privada en su vida posterior y era conocida por ver allí sus comedias británicas favoritas Fawlty Towers y Dad’s Army. Le gustaba disfrutar de la comida tradicional escocesa sus comidas en el comedor, que le ofrecía impresionantes vistas.

La reina madre disfrutaba allí de un estilo de vida discreto, pero no era un lugar del agrado de todos. Por un lado, había demasiadas corrientes de aire, lo que llevó a algunos miembros de la familia real a describir el “pequeño y querido castillo” como “la nevera”.

La princesa Margarita, notoriamente franca, fue aún más contundente: “No entiendo por qué tienes un lugar tan horrible como el Castillo de Mey”, le dijo una vez a su madre. La reina respondió: “Bueno, cariño, no necesitas volver”.

El edificio ahora es propiedad del Queen Elizabeth Castle of Mey Trust y está abierto al público entre mayo y septiembre de cada año. Sin embargo, está cerrado durante diez días entre finales de julio y principios de agosto, que suele ser cuando los futuros reyes visitan el castillo durante el verano.

MONARQUIAS.COM