El príncipe Guillermo cumple 40 años: su papel en la transición de la monarquía al siglo XXI


Desde que la reina Isabel II, de 96 años, comenzó a reducir sus compromisos oficiales por motivos de salud, su nieto el príncipe Guillermo incrementó su presencia. Cuando la reina faltó al «discurso del trono» que inaugura la nueva sesión parlamentaria en mayo, el joven príncipe acompañó a su padre, príncipe heredero, que sustituyó a la monarca.

Al cumplir 40 años este 21 de junio, Guillermo interviene en decisiones importantes, según la prensa británica, como cuando por ejemplo se opuso a la participación del príncipe Andrés, su controvertido tío sumido en un escándalo sexual, en la tradicional ceremonia de la Orden de la Jarretera en junio.

El duque de Cambridge y su esposa Kate Middleton «son el futuro de la monarquía«, dice el experto de la realeza Richard FitzWilliams, «como lo demuestra su aparición en el balcón (del palacio de Buckingham)» junto a la reina durante las fiestas del jubileo de platino.

Guillermo fue «formateado» por su abuela, una reina «tradicional», durante los almuerzos dominicales con ella en Windsor, cuando estudiaba en el elitista Eton College, señala Marc Roche, autor de varios libros sobre la monarquía británica. Pero también tiene «dada su generación, quizá por la influencia de su madre, una gran sensibilidad hacia la diversidad y la ecología», agrega.

El príncipe no suele mostrar sus sentimientos, pero defendió a la familia real tras la impactante entrevista que dieron su hermano Enrique y su esposa Meghan a la televisión estadounidense, asegurando que no son «racistas» como se les habían acusado.   

El príncipe, sin embargo, reconoce la necesidad de modernizar una institución milenaria para que sobreviva después de Isabel II, cuando la idea de una república gana terreno entre los jóvenes. Esta toma de conciencia se acentuó tras una gira en marzo con Catalina por el Caribe, donde la monarquía fue criticada por sus tintes colonialistas.

MONARQUIAS.COM