El príncipe Andrés, amenazado con ser arrastrado nuevamente por el caso Jeffrey Epstein

El príncipe Andrés, amenazado con ser arrastrado nuevamente por el caso Jeffrey Epstein

El príncipe Andrés, alejado de la vida pública británica por un escándalo de abuso sexual, se enfrenta a ser arrastrado de nuevo al centro de las investigaciones en el marco del caso de la red de pedofilia de su amigo Jeffery Epstein.

Un abogado dice que el duque estaba en la mansión del pedófilo estadounidense Epstein la noche en que Epstein violó a una adolescente allí”, reveló en exclusiva el periódico británico The Mirror.

Se trata de Spencer Kuvin, quien actúa en nombre de Caroline Kaufman, de 28 años, quien afirma que Epstein la atacó en su casa de Nueva York cuando el príncipe Andrés estaba allí como invitado en diciembre de 2010.

El abogado estadounidense quiere obtener una declaración del príncipe Andrés y amenaza con entregarle formalmente documentos legales en persona si es necesario.

Estamos buscando notificar al príncipe Andrés. Obtendríamos una citación emitida aquí en los Estados Unidos que se lleva a Inglaterra y se localiza, luego tendríamos que localizarlo y hacer que lo entreguen. Debería ser un objetivo bastante fácil de localizar”, dijo al periódico.

El duque de York, de 62 años, fue privado en enero de todo rol oficial y no puede usar el título de Alteza Real tras haber sido acusado por la estadounidense Virginia Giuffre de una agresión sexual en 2001, cuando ella era menor y víctima del fallecido financiero pederasta estadounidense Jeffrey Epstein.

Un acuerdo confidencial con la denunciante, a la que pagará 16 millones de dólares según la prensa británica, permitió cerrar el juicio previsto contra el príncipe Andrés en Estados Unidos.

Diversos informes de la prensa sugirieron recientemente que el hijo de la reina Isabel II está considerando un regreso a la vida pública y una fuente del palacio dijo que el duque siente que sus títulos deben ser restituidos y su posición de príncipe de sangre debe ser “reconocida y respetada”.

“Francamente, es una vergüenza para la Familia Real que esté intentando regresar”, dijo Kuvin.

“Si el príncipe quiere mantenerse fiel a su palabra, le insto a que proporcione una declaración sobre lo que sucedió la noche en que Caroline fue atacada. Debería ser voluntario, no deberíamos buscar notificarle para obtener su declaración”, dijo Kuvin.

Caroline quiere saber qué tiene que decir. Ella quiere que todos los testigos se presenten”, finalizó el abogado de la presunta víctima de Epstein, quien se ahorcó en la cárcel en 2019 a los 66 años.

MONARQUIAS.COM