La princesa Ingrid Alejandra de Noruega recibió las Órdenes de San Olav y del Elefante


La princesa Ingrid Alejandra de Noruega lució por primera vez, en la cena de gala por su mayoría de edad, la Gran Cruz de la Orden de San Olav.

La Gran Cruz es el grado más alto de la Real Orden Noruega de San Olav, que se otorga como una «recompensa por méritos excelentes para Noruega y la humanidad».

El rey Harald V, de 84 años, otorgó la orden a su nieta el pasado 21 de enero, en una ceremonia privada, con motivo de su cumpleaños 18.

La Orden de San Olav, que lleva el nombre del rey santo, fue fundada por el rey Oscar I de Suecia y Noruega en 1847 y el monarca es el Gran Maestre.

Con la excepción de miembros de la realeza extranjera y los jefes de Estado, la Orden de San Olav se otorga hoy solo a los noruegos.

El signo de la Orden es una cruz de Malta en oro blanco esmaltado. En el medio hay un globo rojo brillante rodeado por un anillo azul y blanco.

En el frente del globo está el león del escudo de armas nacional en oro, y en el reverso está el lenguaje electoral del rey Oscar I, «Derecho y Verdad».

Entre los cuatro brazos de la cruz hay una O gótica en oro con una corona arriba. La Cruz de Comendador y Caballero tiene una corona real dorada sobre la cruz.

La Orden del Elefante, un regalo de la reina de Dinamarca

Como regalo de la reina Margarita II de Dinamarca por su mayoría de edad, la princesa noruega recibió también la Orden del Elefante, cuyos orígenes se remontan al siglo XVII.

De lejos, es la orden real de caballería más antigua y distinguida de Dinamarca, ya que en su forma original, se remonta a alrededor de 1460 cuando el rey Christian I, con la aprobación del Papa, estableció “La Fraternidad de la Madre de Dios”.

En relación con la reforma luterana de 1536, se suspendió durante varios años el uso de la orden de inspiración católica. Hasta que, en 1580, Federico la revivió con el elefante como insignia.

Con el estatuto de 1693 llegaron las primeras reglas establecidas para la presentación de las insignias de la Orden: el elefante que sostiene la torre, el collar de eslabones de cadena, la faja azul y la estrella que se lleva en el pecho izquierdo. Estas reglas siguen vigentes.

Desde 1580 hasta hoy, unas 900 personas en total han recibido la Orden del Elefante de manos de los sucesivos reyes daneses. Los destinatarios han sido personajes de la realeza y jefes de estado extranjeros.

Solo un plebeyo recibió la orden del Elefante: el armador Mærsk Mc-Kinney Møller (1913-2012), en reconocimiento de su gran importancia para la vida económica danesa y la sociedad danesa.

MONARQUIAS.COM