Los príncipe Carlos y Guillermo “presionaron” para que Andrés no regresara a la vida pública

Los príncipe Carlos y Guillermo “presionaron” para que Andrés no regresara a la vida pública

El príncipe Carlos y el príncipe Guillermo presionaron a la reina Isabel II para evitar que el príncipe Andrés apareciera en público durante la ceremonia de la Orden de la Jarretera que tendrá lugar este lunes 13 de junio, según informes de la prensa británica.

“El príncipe Andrés, caído en desgracia, se retiró dramáticamente de una aparición pública en el Castillo de Windsor a pesar de las afirmaciones de que está presionando para que regrese a los deberes reales”, dijo The Daily Mail.

Se esperaba que el duque de York, de 62 años, asistiera al tradicional evento como miembro de la orden de caballería más antigua del mundo, en un ritual que se repite anualmente desde el siglo XIV en el Castillo de Windsor.

Según el periódico The Mirror, Isabel II le dijo a su hijo que se mantuviera fuera de la vista “por su propio bien” después de que los dos herederos, Carlos y Guillermo, “expresaran temores de una reacción violenta del público”.

Como resultado, es probable que el duque, de 62 años, solo asista a los aspectos privados de la ceremonia en el interior del Castillo de Windsor y no participe en la procesión de los caballeros de la Orden ni en el servicio religioso en la Capilla de San Jorge.

“Fue una decisión tomada por la casa real por los mejores intereses de la familia, pero también por los mejores intereses del duque de York”, dijo una fuente.

Según otra fuente citada por el diario The Sun, el duque de York esperaba usar una aparición con la familia real como un primer paso para regresar a la vida pública. “Estaba confiado y optimista de que podría regresar” al centro de la escena, dijo.

Se dice que anteriormente, el duque de York presionó a la reina para que se permitiera regresar a los eventos oficiales y su papel ceremonial como Coronel de la Guardia de Granaderos.

El diario The Telegraph citó a una fuente no identificada que dijo: “El cargo de coronel de la Guardia de Granaderos era su título más codiciado y lo quiere recuperar. Habiendo seguido siendo Consejero de Estado, también cree que debería ser incluido en eventos reales y estatales».

Lo más importante para él es su estatus como Su Alteza Real y ‘Príncipe de la Sangre’ y siente que debería ser reincorporado y su posición reconocida y respetada”, afirmó.

El duque de York fue privado en enero de todo rol oficial y no puede usar el título de Alteza Real tras haber sido acusado por la estadounidense Virginia Giuffre de una agresión sexual en 2001, cuando ella era menor y víctima del fallecido financiero pederasta estadounidense Jeffrey Epstein.

Un acuerdo confidencial con la denunciante, a la que pagará 16 millones de dólares según la prensa británica, permitió cerrar el juicio previsto contra el príncipe Andrés en Estados Unidos.

MONARQUIAS.COM