Deudas millonarias y un chalet de lujo en Suiza envuelven al príncipe Andrés en nuevo escándalo


El príncipe Andrés de Inglaterra fue tildado de «tonto absoluto» por la prensa al volver a estar en el punto de mira en medio de acusaciones de que le debe 1,6 millones de libras esterlinas (US$ 1,97 millones) a una pareja suiza.

Según informa el diario británico The Daily Mail, la «deuda comercial» del hijo de la reina Isabel II supuestamente resultó en una orden de congelamiento emitida por las autoridades suizas en su chalet de esquí Verbier hace 18 meses.

Según los informes, las ganancias de la venta del Chalet Helora de 18M de libras esterlinas (más de US$ 22M) se destinaron a ayudar a cubrir los costos del acuerdo extrajudicial multimillonario del duque de York con Virginia Roberts Giuffre.

La mujer afirmó haber sido traficada por el difunto pedófilo Epstein para tener relaciones sexuales con el príncipe en tres ocasiones distintas cuando era menor de edad en ciertos estados. El príncipe negó sistemáticamente todas las acusaciones.

“Andrés es un completo tonto y simplemente no puedo entender cómo lleva su vida”

La socialité francesa Isabelle de Rouvre vendió el chalet en Verbier, que incluye una piscina cubierta, sauna y terraza, a sus entonces amigos, el príncipe Andrés y su ex esposa Sarah Ferguson en 2014 por 18 millones de libras esterlinas.

Después de que la pareja no pagara un monto en efectivo de 5M de libras esterlinas (US$ 6M), el antiguo propietario acordó que podría aplazarse hasta diciembre de 2019, aunque con intereses. Sin embargo, la pareja no cumplió con ese acuerdo y fue solo a fines de 2021 que el duque de York saldó repentinamente sus deudas.

Al recordar los eventos, Isabelle de Rouvre dijo: “Fue una experiencia horrible. No entiendo cómo opera y lo siento mucho por las personas que están involucradas con él en los negocios. Es realmente bastante increíble. Me causó tanto estrés y ahora se afirma que a otras personas también se les debe dinero”.

[Andrés y Sarah] están tan locos. [Andrés] es un completo tonto y simplemente no puedo entender cómo lleva su vida. Realmente es una tragedia y muy malo para la reina. No sé cómo se las arregla con ellos”, dijo la mujer a The Daily Mail.

En febrero se informó que el príncipe Andrés había encontrado un comprador para el chalet. Pero el proceso se estancó después de que la propiedad se encontrara “bajo embargo” el 15 de diciembre de 2020 como resultado de la supuesta deuda, según el diario Le Temps.

La disputa por la deuda no impedirá la venta de la propiedad, según fuentes cercanas al duque de York. Según la publicación, aunque el duque “no negó deber el dinero”, estaba “cuestionando la cantidad”.

“Están en conversaciones para resolver el asunto, que se espera que concluya satisfactoriamente para todas las partes, pero que de ninguna manera impedirá la venta del chalet”, dijo una fuente.

El 9 de junio, el Daily Mailinformó que se vieron camionetas de mudanza fuera de la propiedad. Sin embargo, desde entonces se fueron, junto con varios autos con patentes del Reino Unido que fueron utilizados anteriormente por el duque y su ex esposa.

El príncipe Andrés, quien renunció como miembro de la realeza en mayo de 2020 después de que surgieron acusaciones sobre sus vínculos con el difunto delincuente sexual Epstein, no puso un pie en el chalet en Verbier durante años, aunque su familia pasó la última Navidad allí.

MONARQUIAS.COM