El rey Juan Carlos, nuevamente investigado por el fisco español


El rey emérito de España, don Juan Carlos I, está siendo investigado por gastos vinculados a viajes para cazar, sgún reveló este miércoles el diario El Mundo.

Según El Mundo, la Agencia Tributaria española pidió al exmonarca, de 84 años, «que acredite el origen de los fondos con los que se sufragaron los vuelos y el resto de gastos derivados» de jornadas de cacería a las que asistió entre 2014 y 2018.

El monto investigado, de acuerdo con el periódico, no supera por el momento los 120.000 euros (128.000 dólares), a partir de los cuales el rey emérito podría haber incurrido en un delito de defraudación a Hacienda castigado con una pena de entre uno y cinco años de prisión.

De nuevo en problemas, el rey Juan Carlos canceló su próximo viaje a España

Esta información muestra que los problemas con el fisco siguen persiguiendo al exrey, luego de que su panorama legal pareció aclararse cuando en marzo pasado la fiscalía decidió archivar las tres investigaciones que abrió relacionadas con su fortuna.

Pese a que detectó «cuotas defraudadas a la Hacienda Pública«, la fiscalía cerró los casos alegando la inviolabilidad de la que Juan Carlos disfrutó mientras fue jefe de Estado y la prescripción de los posibles delitos.

Para facilitar este resultado, el rey había hecho regularizaciones fiscales ante Hacienda por más de 5 millones de euros (5,34 millones de dólares), lo que allanó el camino para que realizara en mayo una primera visita a España tras casi dos años de exilio.

La visita que tuvo un gran eco mediático y reavivó la polémica en España en torno a la figura de Juan Carlos y la monarquía. El gobierno no escondió su enojo con el exrey por haber «perdido una oportunidad» de dar explicaciones y «pedir perdón» durante su visita por las irregularidades halladas por la fiscalía.

«Explicaciones, ¿de qué?», respondió Juan Carlos cuando periodistas le preguntaron en Sanxenxo si iba a explicarse ante su hijo, el rey Felipe VI, durante la visita que realizó al madrileño palacio de La Zarzuela antes de regresar a Abu Dhabi.

En este contexto, el rey emérito canceló su participación en otra regata, que lleva su nombre, en Sanxenxo, una decisión precipitada por el enojo de la Casa Real por el eco mediático de su primera visita, según el diario El País.

MONARQUIAS.COM