Hace 155 años, Francisco José y ‘Sissi’ de Austria fueron coronados reyes de Hungría

Hace 155 años, Francisco José y ‘Sissi’ de Austria fueron coronados reyes de Hungría

El 8 de junio de 1867, hace 155 años, el emperador Francisco José de Austria fue coronado rey de Hungría en una ceremonia esplendorosa en Hungría, junto a su esposa, la emperatriz Isabel, popularmente conocida como “Sissi”.

En la Catedral de San Mateo en Budapest, el monarca recibió la corona real de San Esteban, que conmemora al primer rey cristiano de Hungría, San Esteban (en húngaro, Szent István), quien fue coronado en el año 1000 con una corona enviada por el Papa Silvestre II.

La insignia consta de varias partes que datan de los siglos XI al XIII y es venerada en Hungría como la ‘Corona Sagrada’ (Szent Korona) debido a su profundo simbolismo religioso. Desde 2000 se exhibe en la Sala Hexagonal abovedada del edificio del Parlamento en Budapest.

El príncipe heredero Rodolfo de Habsburgo, de nueve años, relató en un cuaderno la ceremonia de coronación: “En la iglesia había muchos magnates y oficiales, luego comenzó la música y el Primado y muchos obispos católicos y griegos y muchos otros sacerdotes…”.

“Luego vinieron papá y mamá. Mamá se sentó en una especie de trono, y Papá fue al altar, donde se leyó mucho latín… Después, resonaron los tambores y Andrássy y el Primado pusieron la corona en la cabeza de Papá. Luego, el orbe imperial y el cetro fueron puestos en manos de papá”.

El embajador suizo no experimentó la ceremonia de la misma manera que el joven Rodolfo, encontrándola ya no contemporánea en todo su esplendor: “A pesar de su pompa y verdadera magnificencia, toda la procesión dio al observador imparcial la impresión de una mascarada de carnaval… Este vestigio de la Edad Media simplemente no encaja con nuestro tiempo”.

El enviado además notó la ironía de que Francisco José I fuera coronado por el primer ministro húngaro, el conde Andrássy:

“Da una impresión extremadamente extraña ver la manera en que el hombre cuya sentencia de muerte había firmado el emperador Francisco José en 1849 y cuyo nombre fue clavado en la horca en Pest, ahora, dieciocho años después, coloca la corona en la cabeza del monarca de cuya mayor confianza goza hoy”.

MONARQUIAS.COM