Un joven duque de 27 años hereda la casa real de Württenberg y su inmenso patrimonio privado

Un joven duque de 27 años hereda la casa real de Württenberg y su inmenso patrimonio privado

La muerte de su abuelo, el gran duque Carlos de Württenberg, este 7 de junio, convirtió al joven duque Guillermo en el nuevo jefe de la ancestral Casa Real de Württenberg, que gobernó ese reino hasta la caída del Imperio alemán en 1918.

El duque Guillermo, de 27 años, será ahora el jefe de la dinastía y jefe de la ‘Hofkammer’, es decir, la administración privada de la Casa de Württemberg, que posee 5.500 hectáreas de bosque y 50 hectáreas de viñedos.

Los abuelos del duque Federico, Diana de Orleáns y Carl de Württenberg, el día de su boda en 1960.

Nacido el 13 de agosto de 1994 en Ravensburg, el duque Federico Guillermo Carlos Felipe Alberto Nicolás Eric María es hijo del duque Federico, quien murió en un accidente automovilístico en mayo de 2018, a la edad de 56 años.

Su madre es la princesa María de Wied, tataranieta del último rey de Württenberg.

Cuando su padre falleció, el joven Guillermo estaba estudiando en el Reino Unido y, al terminar, adquirió experiencia laboral en el ámbito privado para prepararse para administrar la herencia familiar.

Los padres del duque Federico, Guillermo de Württenberg y María de Wied.

La Hofkammer con sede en Friedrichshafen, administra, entre otras cosas, los bienes inmuebles de la familia noble, las operaciones forestales y vitivinícolas, la agricultura aristocrática, así como las inversiones financieras y las participaciones.

El duque Carl, fallecido a los 85 años, provenía de la línea católica de una de las casas aristocráticas gobernantes más antiguas del mundo de habla alemana y cuyos inicios se remontan al siglo XI.

El duque y elector Federico II alcanzó la dignidad real en 1806 bajo la influencia de Napoleón y la casa real fue una de las más importantes del imperio alemán hasta que en 1918, el rey Guillermo II de Württemberg abdicó durante la Primera Guerra Mundial.

Fallecido tres años después en Alemania, el ex rey tomó el título de duque de Württemberg y sus herederos aún lo llevan como parte de su nombre en la actualidad y conservan sus ancestrales castillos en Monrepos, Altshausen y Friedrichshafen.

MONARQUIAS.COM