Obituario: el duque Carlos, heredero del extinto reino de Württenberg (1936-2022)


El duque Carlos de Württemberg, que sufrió problemas de salud durante varios años y apenas había asistido a citas oficiales, murió este 7 de junio, después de una larga enfermedad a los 85 años en la Clínica Oberschwaben en Ravensburg.

Nacido en 1936, veintidós años después de la caída del Imperio Alemán, si Württemberg todavía fuera un reino, el duque Carlos habría sido rey. Sin embargo, su predecesor, Guillermo II, fue destituido de su cargo en 1918 cuando todas las monarquías alemanas fueron abolidas al final de la Primera Guerra Mundial.

El historiador Gerhard Raff, experto conocedor de la historia de la Casa de Württemberg, describió al duque Carl como “un golpe de suerte para Württemberg”: “Era una persona simpática y modesta que también se las arreglaba bien y era un gran mecenas. A diferencia de otras casas nobles, Württemberg nunca produjo escándalos para la prensa sensacionalista”.

Si bien durante toda su vida se mantuvo al margen de la política, siempre dijo que consideraba a la monarquía como la mejor forma de gobierno.

El duque Carlos nació en Friedrichshafen el 1 de agosto de 1936, siendo el segundo hijo de Felipe Alberto, duque de Württemberg (1893-1975), y la archiduquesa Rosa de Austria, princesa de Toscana (1906–1983), descendiente de los emperadores austríacos y los reyes españoles.

El duque provenía de la línea católica de una de las casas aristocráticas gobernantes más antiguas del mundo de habla alemana y cuyos inicios se remontan al siglo XI.

El duque y elector Federico II alcanzó la dignidad real en 1806 bajo la influencia de Napoleón y la casa real fue una de las más importantes del imperio alemán.

Carlos se convirtió en heredero de la casa el 29 de junio de 1959, cuando su hermano mayor, Luis, renunció a sus derechos de sucesión y luego se convirtió en jefe de familia tras la muerte de su padre en 1975.

El duque se educó en una escuela primaria en Riedlingen antes de ir a la Universidad de Tübingen para estudiar derecho. Después de sus estudios, se unió a la empresa de la Casa de Württemberg, la Hofkammer, que posee 5.500 hectáreas de bosque y 50 hectáreas de viñedos.

El jefe de la Casa de Württemberg, que también conserva sus castillos en Monrepos, Altshausen y Friedrichshafen, se casó en 1960 con la princesa francesa Diana de Orleáns, la cuarta hija de un pretendiente orleanista al trono francés, Enrique, conde de París.

El matrimonio tuvo cinco hijos, incluidos el duque Federico, quien murió en 2018 a causa de un gravísimo accidente de tráfico, la duquesa Mathilde, el duque Eberhard, el duque Philipp, el duque Michael y la duquesa Eleonore. El duque Guillermo, uno de sus 16 nietos, lo sucede ahora como heredero de la casa real.

Carl participó en muchas actividades benéficas, como su participación en la Cruz Roja Alemana y la Fundación Monument de Baden-Württemberg. Su director, Stefan Köhler, lo elogió como el “iniciador clave de la Fundación Monument y una fuerza impulsora clave”. Su muerte es “una pérdida muy grande”, lamentó.

A través de su gran compromiso diverso y los numerosos puestos honorarios, ha prestado un servicio destacado a nuestra comunidad”, dijo el primer ministro del estado alemán de Baden-Württenberg, Winfried Kretschmann, quien en 2017 había concedido al duque la Medalla de oro Staufer por su compromiso con la comunidad. “El duque Carlos siempre se ha pronunciado a favor de la cohesión en nuestra sociedad”, enfatizó.

“El jefe de la Casa de Württemberg estaba comprometido con la cultura, la educación y la ciencia”, dijo el periódico local Stuttgarter Nachrichten en una semblanza del duque.

Pero el duque era principalmente activo como hombre de negocios. Fue mérito suyo que la Hofkammer, que se centra principalmente en la silvicultura y la agricultura con 5.500 hectáreas de bosque y 1.000 hectáreas de tierra cultivable, se reconvirtiera de tal manera que ahora es muy activa en los sectores inmobiliario y financiero.

Más de 50 hectáreas de viñedos, 700 propiedades inmobiliarias, como el Schlosshotel Monrepos cerca de Ludwigsburg, y varios campos de golf también forman parte del negocio dinástico. Su nieto Guillermo estudió en Gran Bretaña y aún debe adquirir experiencia profesional antes de dirigir también la Hofkammer, que desde 2020 esta dirigida por su tío, el duque Michael.

MONARQUIAS.COM