Cómo se relaciona la reina Isabel II con la casa real católica y alemana de Württenberg

Cómo se relaciona la reina Isabel II con la casa real católica y alemana de Württenberg

El duque Carl de Württenberg, heredero del último rey de ese desaparecido reino alemán, murió este 7 de junio a la edad de 85 años y su nieto, el joven duque Guillermo, de 27 años, se convirtió en el nuevo jefe de la casa real.

Aunque la dinastía perdió el trono en 1918, al finalizar la Primera Guerra Mundial y abdicar su último rey, Guillermo II, sus descendientes hoy administran un vasto imperio financiero y en su patrimonio se encuentran varios castillos ancestrales en Alemania.

El duque Carl y su nieto Guillermo provienen de la rama católica de una de las casas aristocráticas gobernantes más antiguas del mundo de habla alemana y cuyos inicios se remontan al siglo XI.

La reina María, abuela de Isabel II, era nieta del príncipe Alejandro de Teck, miembro de la familia real de Württenberg que renunció a su derecho al trono.

El duque y elector Federico II alcanzó la dignidad real en 1806 bajo la influencia de Napoleón y la casa real fue una de las más importantes del imperio alemán hasta que en 1918, Guillermo II de Württemberg abdicó y tomó el título de duque.

Emparentada con varias casas reales y nobles, como la de Habsburgo, de Austria, y la Orleáns, de Francia, es casi desconocida la relación de la familia de Württemberg con la Casa de Windsor y la propia reina Isabel II de Inglaterra.

La relación entre la casa de Windsor y la casa de Württenberg nace de la reina María, abuela de Isabel II, fallecida hace 69 años.

Guillermo II, último rey de Württenberg, abdicó al trono en 1918.

La princesa Victoria María (apodada “May”) nació en el Palacio de Kensington en 1867 y se crió en Inglaterra, donde reinaba su prima, la reina Victoria. Pero técnicamente su título de nacimiento era el de Princesa de Teck, dado a sus ancestros en el Reino de Württemberg.

La familia Teck surgió del matrimonio del príncipe Alejandro de Württenberg (1804-1885), quien se casó con la condesa húngara Claudine Rhédey von Kis Rhéde, un matrimonio morganático que desató tal escándalo en esa corte alemana que el príncipe perdió su estatus y su derecho al trono.

La renuncia de Alejandro al trono alteró el orden sucesorio y, tras la muerte del rey Guillermo I, la corona de Württenbergpasó a su primo, Guillermo II, que sería el último monarca.

La familia Teck vivió en Viena, porque a Alejandro le molestaba en aburrimiento de la corte en Württenberg. En 1839, después de haber sido madre por tercera vez, la duquesa Claudine murió tras sufrir una grave caída de un caballo durante una revista militar en Viena.

El duque Guillermo, descendiente del último rey, es el nuevo jefe de la Casa de Württenberg tras la muerte de su abuelo, el duque Carlos.

Alejandro recibió entonces el título de duque de Teck y sus hijos fueron titulados príncipes. Uno de ellos fue el duque Francisco (1837-1900), más tarde duque de Teck, quien se casó con la princesa británica María Adelaida de Cambridge el 12 de junio de 1866 en Surrey, Inglaterra.

María Adelaida, apodada popularmente como “Fat Mary” fue, por supuesto, la madre de María de Teck, quien se casó con el rey Jorge V en 1893. Su segundo hijo, que nació en 1895, sería el rey Jorge VI, el padre de la reina Isabel II.

La reina murió, a los 85 años, en 1953 en Marlborough House en Londres después de haber enviudado, de haber atravesado la Segunda Guerra Mundial y de haber sufrido las muertes de sus hijos Jorge VI y el duque de Kent.

Fue la única reina consorte de Inglaterra que vivió lo suficiente para ver a un nieto en el trono.

MONARQUÍAS.COM