Hace 150 años, en un lugar llamado Hesse, nació Alix, última Zarina de Rusia

Hace 150 años, en un lugar llamado Hesse, nació Alix, última Zarina de Rusia

El 6 de junio de 1872, hace 150 años, nació en el gran ducado alemán de Hesse-Darmstadt la princesa que sería la última zarina consorte de Rusia: fue bautizada como la princesa Alix, nieta de la reina Victoria, y se convirtió luego en la emperatriz Alejandra Feodorovna.

El padre del entonces zarévich, el zar Alejandro III, y especialmente su madre la zarina María se opusieron a sus esponsales, ya que esperaban que su heredero tuvieran partidos más favorables. Pero cuando la salud del zar empezó a deteriorarse, aún así dio permiso a su hijo para casarse.

Alix fue bautizada en la ortodoxia con el nombre de Alexandra Feodorovna el 2 de noviembre de 1894, al día siguiente de la muerte del emperador Alejandro III, y su boda con Nicolás tuvo lugar el 26 de noviembre del mismo año.

El principal problema era el nacimiento de un heredero para la familia. Los cuatro primeros descendientes fueron niñas. En 1904 nació el zarévich Alexei, que había heredado la hemofilia de su madre: desde entonces casi toda la vida de la familia zarista estuvo subordinada al cuidado del heredero.

Debido a la enfermedad de su hijo y al deterioro general de la situación del país, Alejandra sufría frecuentes ataques de nervios. En plena Primera Guerra Mundial, ella y sus hijas recibieron formación de enfermería y atendieron a los heridos en el Palacio de Tsárskoe Seló, convertido en hospital.

Cuando los bolcheviques llegaron al poder, la familia real se exilió a Tobolsk y luego a Ekaterimburgo, donde en julio de 1918 Nicolás II fue fusilado junto con su esposa, hijos y sirvientes.

Ochenta años después, sus restos fueron enterrados en la Catedral de Pedro y Pablo de San Petersburgo.

MONARQUIAS.COM