Conozca la imponente Corona Real, emblema máximo de la extinta monarquía de Portugal


El Museo del Tesoro Real de Portugal, una colección única que llevaba décadas a la espera de un hogar, fue inaugurada esta semana en el palacio de Ajuda en Lisboa tras 226 años en construcción.

Ahora, más de 1.000 objetos de la desaparecida monarquía portuguesas, en manos de la dínastía Braganza hasta 1910, se exhibirán al público. Y entre los objetos más valiosos en exhibición se encuentra la Corona Real de la dinastía Braganza.

Creada en Río de Janeiro en 1817, en el taller de Don Antonio Gomes da Silva, por encargo del rey Juan VI. Con Portugal invadida por Napoleón, el rey, la reina Carlota Joaquina y su familia habían mudado la corte a la ciudad brasileña y necesitaban un emblema del poder.

La corona se hizo como parte del conjunto de Joyas de la Corona, que incluía el Cetro del Armilar y el Manto de Juan VI, que también fueron hechos específicamente para la proclamación de Juan VI. Al regresar la Casa de Braganza a Lisboa, la corona cruzó el Atlántico y se conservó en el palacio de Ajuda.

Aunque sirvió como símbolo oficial de la monarquía, ningún monarca portugués usó la Corona Real porque en 1646 el rey Juan IV había consagrado la joya a la Virgen María. La corona sin embargo, aparece en retratos oficiales de los monarcas y estaba presente en las ceremonias de ascenso al trono de cada monarca.

En 1895, se rumoreó que el rey don Carlos I había viajado a Londres con la corona de diamantes, rubíes, perlas, zafiros y esmeraldas, engarzadas en oro macizo, para consultar con joyeros el precio de la corona pues pensaba venderla: “Su salario no ha sido pagado durante dos años, y hay angustia en el palacio real de Lisboa”, dijo entonces la prensa.

La Corona Real apareció por última vez en una ceremonia oficial durante el reinado de Manuel II de Portugal, cuando se utilizó para su aclamación -tras el asesinato de su padre en 1908- y en la apertura oficial del parlamento portugués hasta la caída de la monarquía, dos años después.

Continúe leyendo:

MONARQUIAS.COM