El príncipe Andrés, el “hijo favorito” de Isabel II, quedó fuera del desfile militar del jubileo


El príncipe Andrés de Inglaterra, duque de York, estuvo ausente este 2 de junio al desfile militar que dio inicio las celebraciones por los 70 años de reinado de su madre, la reina Isabel II, y tampoco apareció junto a la familia real en el balcón del Palacio de Buckingham.

Tras una cuidadosa consideración, la reina decidió que la tradicional aparición en el balcón (…) se limite este año a su majestad y a los miembros de la familia real que llevan a cabo compromisos públicos oficiales en nombre de la reina”, había anunciado la casa real británica.

Los festejos comenzaron comenzarán con el tradicional Trooping the Colour o «Desfile del Estandarte», un enorme desfile militar que suele conmemorar anualmente el cumpleaños de la reina, aunque fue cancelado en 2021 y 2020 debido a la pandemia.

El duque de York, de 62 años, fue privado en enero de todo rol oficial y no puede usar el título de Alteza Real tras haber sido acusado por la estadounidense Virginia Giuffre de una agresión sexual en 2001, cuando ella era menor y víctima del fallecido financiero pederasta estadounidense Jeffrey Epstein.

Un acuerdo confidencial con la denunciante, a la que pagará 16 millones de dólares según la prensa británica, permitió cerrar el juicio previsto contra el príncipe Andrés en Estados Unidos que de haber seguido hubiera puesto en graves problemas a la familia real británica.

Considerado el “hijo favorito” de la reina, Andrés ya se había tenido que retirar de la vida pública tras una desastrosa entrevista a la BBC en 2019, en la que no mostró arrepentimiento por su amistad con Epstein ni la menor empatía por las víctimas del financiero estadounidense.

Avergonzados, el príncipe Carlos y el príncipe Guillermo -hermano mayor y sobrino, respectivamente, de Andrés- presionaron para que el desprestigiado duque no asista a las celebraciones del jubileo.

A principios de este año, el duque de York fue despojado de su papel como coronel de la Guardia de Granaderos, con el cual desempeñó un papel clave en la ceremonia durante el desfile en 2018 y 2019, mientras cabalgaba al lado de la reina, representando al regimiento.

Se esperaba que la reina nombrara un nuevo coronel que la escoltara durante el Trooping of the Colour, pero no lo hizo “para evitar la vergüenza del duque”, informó The Times. En su lugar, la Guardia de Granaderos estuvo representada por el mayor general Roland Walker, un alto oficial del Ejército Británico que actualmente se desempeña como Subjefe del Estado Mayor de Defensa.

Un total de 18 miembros de la familia real, incluidos el príncipe heredero Carlos, de 73 años, y su esposa Camilla, su hijo Guillermo, la esposa de este, Catalina, y sus tres hijos, aparecen en el balcón al cierre el gran desfile militar para saludar a la multitud.

MONARQUIAS.COM