Arzobispo inglés causa revuelo al hablar del príncipe Andrés: “El perdón realmente importa”


El arzobispo de Canterbury, jefe espiritual de la Iglesia Anglicana, despertó revuelo al declarar que el príncipe Andrés de Inglaterra, caído en desgracia después de ser acusado de abuso sexual de menores, está «tratando de enmendar» su papel en el escándalo de pedofilia de Jeffrey Epstein.

Justin Welby, hablando con el espíritu del perdón cristiano, dijo que la sociedad británica se había vuelto «muy implacable» con el duque de York, aunque después debió aclarar que hablaba en general después de la violenta reacción de la opinión pública.

El arzobispo dijo en la cadena ITV que cree que es «algo muy bueno» que el príncipe Andrés esté “tratando de enmendar” su implicación en el caso y su relación con el pedófilo Epstein. Agregó que la gente debería tratar de perdonar al duque de York y que todos deberían «retroceder un poco».

“El perdón realmente importa. Creo que nos hemos convertido en una sociedad muy, muy implacable. Hay una diferencia entre las consecuencias y el perdón”, dijo.

Creo que para todos nosotros, una de las formas en que celebramos cuando nos reunimos es aprender a ser una sociedad más abierta e indulgente”.

“Ahora, con el príncipe Andrés, creo que todos tenemos que dar un paso atrás. Está buscando enmendar y creo que eso es algo muy bueno”, dijo Welby.

Pero no puedes decirle a la gente cómo deben responder sobre esto. Y los problemas del pasado en el área del abuso son tan intensamente personales y privados para tantas personas”, finalizó.

El hijo de la reina Isabel II fue objeto de una demanda de Giuffre, de 38 años, quien lo acusaba de haber abusado sexualmente de ella cuando tenía 17 años.

Giuffre fue una de tantas víctimas del multimillonario Jeffrey Epstein, acusado de pederastia y quien fue encontrado muerto en una cárcel de Manhattan en agosto de 2019 cuando aguardaba a ser juzgado.

Un acuerdo confidencial con la denunciante, a la que pagó 16 millones de dólares según la prensa británica, permitió cerrar el juicio previsto contra el príncipe Andrés en Estados Unidos.

En un intento de proteger a la monarquía, Andrés, de 62 años, fue privado en enero de todo rol oficial y perdió sus cargos militares. Además, no puede usar el título de Alteza Real tras haber sido demandado.

El tercer hijo de la reina ya se había tenido que retirar de la vida pública tras una desastrosa entrevista a la BBC en 2019, en la que no mostró arrepentimiento por su amistad con Epstein ni la menor empatía por las víctimas del financiero estadounidense.

“El sentimiento general es que la gente simplemente no lo perdonará”

En declaraciones al programa Good Morning Britain, Ingrid Seward, editora en jefe de la revista Majesty, aseguró sin embargo que el príncipe Andrés “es muy difícil de defender”.

“Cada vez que he tratado de decir, bueno, en lo que a nosotros respecta y probablemente en lo que respecta a su madre, es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad. Obviamente les dijo a sus amigos, a su madre y a su familia que es inocente. Y yo personalmente podría creerle, o podría no hacerlo. Pero creo que el sentimiento general es que la gente simplemente no lo perdonará”.

MONARQUIAS.COM