El rey Juan Carlos “quiere vivir” y morir en España, aseguró cronista de la realeza


El rey emérito de España Juan Carlos I “siempre ha dicho que su mayor desgracia sería morir fuera de España”, recordó esta semana la periodista especializada asuntos de la monarquía española, Mariángel Alcázar, al referirse a la visita del exmonarca a España tras dos años de exilio.

Juan Carlos I, de 84 años, visitó el lunes en Madrid al actual rey, su hijo Felipe VI, en una jornada familiar que puso el término a una primera y polémica visita a España tras casi dos años en el extranjero, acechado por sospechas de corrupción.

El rey emérito pasó toda la jornada en el palacio de Zarzuela, tras lo cual la Casa Real emitió un comunicado afirmando que Juan Carlos seguirá viviendo «de forma permanente» en el emirato de Abu Dhabi.

En una entrevista para el diario La Vanguardia, la periodista recordó: “Él siempre ha dicho en estos últimos meses que su mayor desgracia seria morir fuera de España; él quiere acabar sus días aquí, quiere vivir aquí”.

Alcázar explicó que los mayores impedimentos para que el rey emérito se instale nuevamente en España son la oposición del actual Gobierno y encontrar el sitio ideal para su residencia: “Tiene que ser un sitio con un mínimo de seguridad y de decoro institucional”.

El gobierno del socialista Pedro Sánchez no aceptó que Juan Carlos I pernoctase en La Zarzuela, por lo que el exmonarca pasó el fin de semana pasado en Sanxenxo (Galicia) en casa de su amigo Pedro Campos.

Los socios independentistas del gobierno dijeron que el rey Juan Carlos que puede vivir donde quiera mientras que “se busque un alquiler” y no se lo paguen los ciudadanos.

Mariángel Alcázar explicó en la entrevista que el rey Felipe vive con su padre una situación parecida a la que el rey emérito vivió con su propio padre, el conde de Barcelona, en los años 60 y 70.

“Don Juan sabía que no iba a reinar con Franco y tuvo que aceptar que su hijo hiciera cosas que a él no le gustaron, pero con el tiempo llegaron a estar de acuerdo; ahora Juan Carlos tiene que entender que su hijo haga determinadas cosas porque él puso la monarquía en crisis y Felipe tuvo que poner un cortafuegos entre ambos”, recordó.

Meses atrás, la periodista francesa Laurence Debray, autora del libro ‘Mon roi déchu’ (Mi rey caído), basado en sus conversaciones con el rey emérito, dijo después que hay personas “contentas” con que el exmonarca viva lejos de España ya que desde allí es una figura menos incómoda para su hijo. “Desde aquí no molesto a la Corona”, le dijo el rey.

En otra conversación con Debray, ocurrida después del fallecimiento del príncipe Felipe de Inglaterra, don Juan Carlos comentó lo “emotivo y elegante” que fue el funeral celebrado en Windsor. “El entierro de mi padre también fue muy bonito. Ahora debo pensar en el mío”, dijo el rey emérito.