La princesa Beatriz quiere tomar más protagonismo tras la caída en desgracia de su padre

La princesa Beatriz quiere tomar más protagonismo tras la caída en desgracia de su padre

La princesa Beatriz de Inglaterra, la hija mayor del príncipe Andrés y Sarah, duquesa de York, está tomando mayor protagonismo para «ayudar a su abuela, la reina» Isabel II después del vacío que dejó su padre al renunciar a sus obligaciones oficiales.

La princesa, de 33 años, tiene “mucha más confianza” en sí misma ahora que está casada y tiene una hija, dijeron conocedores de la familia real. “Quiere ayudar a su abuela tanto como pueda”, aseguró la editora en jefe de la revista Majesty, Ingrid Seward

La hija mayor de los duques de York ha hecho apariciones públicas regulares esta primavera, disfrutando tanto de salidas en solitario como de la compañía de su esposo Edoardo Mapelli Mozzi en compromisos oficiales.

En los últimos días, Beatriz asistió a una fiesta de jardín en el Palacio de Buckingham y también visitó el Chelsea Flower Show y el Royal Windsor Horse Show para una celebración del Jubileo de Platino a principios de mayo.

Además, en abril se reunió con la familia real sueca en Estocolmo para asistir a la Asamblea Mundial de Dislexia de Suecia.

La biógrafa real Angela Levin dijo sobre la princesa: “Creo que es un miembro de confianza de la familia real y es vista como alguien sólida. Cuando su padre iba a ser entrevistado por Emily [en 2019], ella fue quien le dijo que no lo hiciera”.

“Y ahora que está casada y es madre, se la ve mucho más segura”, agregó Levin, quien cree que Beatriz siempre ha sido vista como una persona “con buen juicio” y “confiable”.

“La princesa Beatriz es una persona encantadora y me imagino que quiere ayudar a su abuela tanto como pueda”, agregó Seward. “Ella tiene un bebé, pero tiene una niñera para hacerse cargo cuando sea necesario. Así que creo que le gusta hacer eventos reales con su marido y tiene la capacidad y los medios para hacerlos”.

El príncipe Andrés, de 62 años, renunció a sus funciones públicas en 2019, tras la escandalosa entrevista en la BBC, y, a principios de este año, pagó millones fuera de los tribunales para resolver un caso civil de agresión sexual en su contra presentado por Virginia Giuffre.

Andrés fue despojado de sus títulos militares honorarios y obligado a dejar de usar su tratamiento de “Alteza Real”, pero desempeñó un papel clave en marzo cuando escoltó a la reina Isabel II al servicio en memoria de su padre, el duque de Edimburgo.