Isabel II “puede estar de pie y querer caminar y no lograr hacerlo”, reconoció fotógrafo real

Isabel II “puede estar de pie y querer caminar y no lograr hacerlo”, reconoció fotógrafo real

La reina Isabel II de Inglaterra, de 96 años, sigue los consejos de su médico y “puede estar de pie y querer caminar y no lograr hacerlo”, reconoció Arthur Edwards, que lleva casi medio siglo fotografiando a la familia real británica para el diario The Sun.

“El pasado mes de octubre, la fotografié, estaba frágil pero fue estoica, fue fantástica. Estaba con Boris Johnson y le presentaron a John Kerry, Bill Gates… Estaba bien. Se quedó en pie durante una hora, pero al día siguiente fue al hospital”, relató Edwards en una entrevista.

El fotógrafo, que tiene un contacto muy cercano con la monarca, reconoce que “en los últimos seis meses se ha vuelto muy frágil” y “ha perdido mucho peso”. “La ropa se le tuvo que ajustar, a veces los vestidos flotaban”, afirmó.

Y agregó: “Sigue los consejos de su médico. El problema es que puede estar de pie y querer caminar y no lograr hacerlo. Escribí un artículo diciendo que debería tener una silla de ruedas (…). No es una vergüenza, pero no lo hará”.

“Si no vemos a la reina en el jubileo, millones de personas se sentirán decepcionadas”, reconoció.

Consultado sobre qué tipo de persona es la reina, Edwards dijo: “Nada la perturba. Siempre ha sido muy digna y de toda la familia real es con la que más nervios tengo porque es impresionante. Nunca ha dado una entrevista, así que nadie sabe realmente lo que piensa. Pero se deducen pequeñas cosas al hablar con la gente, como su asistenta personal”.

“Todos los años va de vacaciones a Balmoral, su casa en Escocia. Se queda allí tres meses. Un día le pregunté por qué no iba a otro sitio y me contestó ‘¿A qué otro lugar podría ir?’. Le dije, ‘bueno, es usted la reina, puede ir a donde quiera’. Pero ella insistió en que le gustaba Balmoral. Su dama de compañía se rio y me explicó que a la reina le encanta ese lugar porque allí durante tres meses la gente la ignora”.

En Balmoral, la reina “camina por la finca” y mantiene contacto con los trabajadores. “Si quiere charlar, se paran y hablan con ella, pero nunca la miran fijamente. Todos los policías están escondidos, así que nunca los ve. Y durante esos tres meses es una persona completamente normal”.

“Asimismo, la razón por la que ama a los perros y a los caballos es porque no saben que ella es la reina”, agregó.