Charlene de Mónaco dijo estar «más tranquila» pero con una salud «todavía frágil»


La princesa Charlene, esposa del príncipe Alberto II de Mónaco, dijo que se siente “más tranquila” aunque su estado de salud “todavía es frágil”.

Así lo aseguró la princesa consorte, que volvió a Mónaco en marzo después de una larga ausencia por problemas de salud, en una entrevista el miércoles en el diario francés Nice Matin.

«Mi salud sigue siendo frágil y no quiero ir demasiado rápido. El camino fue largo, difícil y doloroso. Hoy me siento más tranquila», explicó la princesa.

Cuando se le preguntó por los rumores que habían circulado durante su larga ausencia, la princesa respondió: «Usted quiere hablar de los rumores de divorcio o de mi nueva residencia en Suiza. Me parece lamentable que algunos medios de comunicación difundan tales rumores sobre mi vida o mi relación», lamentó.

Charlenne, una ex nadadora olímpica de 44 años, asistió a la Semana de la Moda de Montecarlo el martes por la noche en compañía de su hija la princesa Gabriela.

En agosto de 2021, Charlene fue sometida a una operación quirúrgica en Sudáfrica.

En septiembre, fue hospitalizada de urgencia después de sufrir un malestar debido a complicaciones relacionadas con una grave infección en el oído, la nariz y la garganta que había contraído en mayo, explicó su fundación. 

A principios de octubre, fue necesaria una intervención con anestesia general relacionada con la infección y en noviembre una fuente cercana al Palacio informó que la princesa había sido admitida «en un establecimiento especializado debido a un gran cansancio».

El 12 de marzo, el Palacio anunció que la princesa había regresado a Mónaco.