Qué título tendrá el futuro bebé Romanov, descendiente del zar Alejandro II y la reina Victoria


La gran duquesa María Vladimirovna Romanov, jefa de la casa imperial rusa, recibió “con gran alegría” la noticia de que será abuela por primera vez.

El gran duque Jorge de Rusia y su esposa, la princesa Victoria Romanova, anunciaron que esperan para “el otoño de este año” el nacimiento de su primer hijo.

Se espera que el nuevo miembro de la dinastía Romanov sea el primero nacido en Rusia desde la Revolución que derrocó a la monarquía en 1917.

Sin embargo, al niño o niña por nacer no le espera un título imperial pese a que será considerado un eslabón clave en la pretensión de la familia al trono de Rusia, que disputan otras ramas familiares.

La gran duquesa María es considerada por muchos la legítima heredera de la jefatura de la dinastía como descendiente del zar Alejandro II -asesinado en 1881-.

Su único hijo, el gran duque Jorge, de 40 años, es el primero en la línea sucesoria.

Pero el matrimonio de Jorge con la plebeya Rebecca Bettarini, hija de un diplomático italiano, es considerado “morganático” (desigual) por la gran duquesa.

De esta forma, Rebecca, que fue rebautizada Victoria Romanova cuando se convirtió a la fe ortodoxa rusa, no tiene el título de ‘gran duquesa’ sino de “princesa”.

De acuerdo a la regla impuesta por la casa imperial, los hijos de los matrimonios morganáticos no son “grandes duques”, por lo que el primer hijo de la pareja tendrá el estatus de “Su Alteza Serenísima” con el título de Príncipe o Princesa.

El niño, al igual que su madre, ostentarán sus títulos principescos hasta el fallecimiento de la gran duquesa María. Y recién cuando el gran duque Jorge se convierta en jefe de la dinastía, podrá titular Gran Duquesa a su esposa y otorgar el rango imperial a sus hijos.

Los orígenes imperiales del futuro bebé Romanov

La rama de la dinastía Romanov liderada hoy por la gran duquesa María, de 68 años, desciende del zar Alejandro II, quien fue asesinado en 1881 y era, a su vez, bisnieto de Catalina la Grande.

El abuelo de María, el gran duque Kirill (1876-1938), era primo de Nicolás II, el último zar de la dinastía Romanov, que reinó más de 300 años en Rusia hasta la ejecución de la familia imperial.

María se autoproclamó jefa de la dinastía en 1994, tras la muerte de su padre el gran duque Vladimir Kirillovich, pero su cargo es impugnado por otros Romanov, que claman que la ley dinástica prohíbe desde el siglo XIX que una mujer ostente la corona.

El gran duque Jorge es el único hijo de la gran duquesa María y del príncipe Francisco de Prusia (quienes se divorciaron en la década de 1980) y se casó en 2021 con Bettarini en San Petersburgo.

De esta forma, aunque el hijo de Jorge no tendrá un título imperial, contará en su árbol genealógico con ancestros como Catalina la Grande, la reina Victoria de Inglaterra o el último káiser alemán, Guillermo II.