La dinastía Romanov de Rusia espera “con gran alegría” el nacimiento de un nuevo miembro


El gran duque Jorge de Rusia y su esposa, la princesa Victoria Romanova, anunciaron que esperan para “el otoño de este año” el nacimiento de su primer hijo.

La princesa Victoria, nacida Rebecca Bettarini, goza de “excelente salud” y de momento no cancelará sus compromisos, agregó la cancillería de la Casa Imperial.

Se espera que el bebé miembro de la dinastía Romanov sea el primero nacido en Rusia desde la Revolución que derrocó a la monarquía en 1917.

El gran duque Jorge, de 40 años, es el único hijo de María Vladimirovna Romanov, considerada por muchos la legítima heredera de la jefatura de la dinastía como descendiente del zar Alejandro II.

El padre de María, el gran duque Kirill, era primo de Nicolás II, el último zar de la dinastía Romanov, que reinó más de 300 años en Rusia hasta la ejecución de la familia imperial.

En un comunicado, la casa imperial dijo que la pretendiente al trono, la gran duquesa María -madre de Jorge- “recibió estas noticias con gran alegría y gratitud a Dios”.

El heredero del último zar de Rusia se casó en San Petersburgo en octubre con Rebecca, hija de un diplomático, que se convirtió a la fe ortodoxa y fue rebautizada como Victoria Romanovna.

La ceremonia tuvo lugar en la catedral de San Isaac, en el corazón de la antigua capital imperial, en noroeste del país, en lo que constituyó la primera boda imperial celebrada en suelo ruso desde 1908.

Continúe leyendo: Qué título tendrá el futuro bebé Romanov, descendiente del zar Alejandro II y la reina Victoria