El hermano del rey de Jordania seguirá bajo arresto domiciliario por su «estado mental»


El rey Abdallah II de Jordania anunció este 19 de mayo, que su hermanastro, el príncipe Hamza, continuará bajo arresto domiciliario, más de un año después de haber sido acusado de estar implicado en un «complot» contra la monarquía.

«Decidí aceptar las recomendaciones del consejo creado conforme a la Ley de la familia real, de exigir las comunicaciones, el lugar de residencia y los desplazamientos del príncipe Hamza», afirmó el monarca en una carta difundida por los medios oficiales, .

Hamza no fue juzgado durante el proceso que condenó a dos presuntos cómplices, pues su caso se resolvió dentro de la familia real, pero sí que fue puesto en arresto domiciliario. Según el rey, el «estado mental» del príncipe hace que este sea «incapaz de distinguir lo verdadero de lo falso».

El príncipe Hamza, que en abril había anunciado su decisión de renunciar al título de príncipe de la casa real hachemita, fue acusado formalmente, un año atrás, de urdir un plan para desestabilizar el reino, una crisis sin precedentes que sacudió la monarquía.

Hamza bin Hussein, de 42 años e hijo mayor del fallecido rey Husein y de la reina Noor, de origen estadounidense, había sido acusado de poner en peligro a la monarquía. El rey Abdallah II (hijo de otra esposa del rey Hussein) habló de «sedición».

Por el caso, Basem Awadalá, exjefe de la oficina real, y Sheriff Hassan ben Zaid, un primo lejano del rey, fueron condenados a 15 años de prisión tras ser declarados culpables de «incitación [a la acción] contra el régimen político del reino» y por «actos que pueden poner en peligro la seguridad de la sociedad» así como por «sedición».