Isabel II creía que los frenos del auto de la princesa Diana fueron manipulados, según biógrafo

Isabel II creía que los frenos del auto de la princesa Diana fueron manipulados, según biógrafo

La reina Isabel II de Inglaterra afirmaba que los frenos del vehículo involucrado en el accidente automovilístico de la princesa Diana en 1997 en París podrían haber sido “engrasados”, según reveló un nuevo libro.

Según extractos de“The Queen”, del biógrafo real Andrew Morton, publicado por fragmentos en el periódico The Daily Mail, la monarca hizo el comentario tras el accidente y horas antes de enterarse de que la princesa había muerto.

“Los primeros informes sugirieron que Diana solo había sufrido una fractura en el brazo y se salvó del accidente en un paso subterráneo de París. La respuesta inicial de su suegra a la noticia fue extraordinaria: Alguien debe haber engrasado los frenos‘”, escribió Morton.

El autor argumentó que la reacción de la reina “sorprendió y desconcertó a su personal, que rara vez la había escuchado usar un lenguaje tan coloquial”, y agregó: “¿La reina estaba insinuando que Diana había sido un objetivo?”

El autor describió entonces “una rara muestra de afecto”, durante la cual “la soberana y su hijo [el príncipe Carlos] se consolaron físicamente, tal vez intuyendo que este evento iba a ser emocionalmente inédito”.

“La reina pidió una taza de té, pero no tomó ni una gota mientras ella, el príncipe Felipe y el príncipe Carlos paseaban por el corredor alfombrado de tartán, preguntándose qué debían hacer. Cuando llegó la noticia de la muerte de Diana, Carlos lloró, diciendo una y otra vez: ‘¿Qué hemos hecho para merecer esto?’”, afirma la biografía.

Según el libro, “los primeros instintos del príncipe Carlos fueron sobre cómo el público lo culparía por la tragedia, una suposición que era en gran medida precisa”.

La princesa Diana tenía 36 años cuando sufrió un accidente automovilístico en un túnel de París en agosto de 1997 junto con su novio Dodi Al Fayed y el conductor Henri Paul.

Los hombres murieron instantáneamente, mientras que Diana sufrió heridas graves y fue tratada en el lugar antes de ser trasladada de urgencia al hospital después de un paro cardíaco. Murió en la madrugada del 31 de agosto de 1997.

La policía francesa y británica realizaron dos investigaciones separadas sobre el accidente. Ambos revelaron que el conductor, Paul, fue el responsable de la tragedia, supuestamente conduciendo demasiado rápido para escapar de los paparazzi, además de estar bajo la influencia de las drogas y el alcohol.

Sin embargo, el padre de Fayed, Mohamed Al Fayed, un hombre de negocios y multimillonario egipcio, afirmó que el accidente había sido planeado por la agencia de espionaje británica MI6 y el difunto esposo de la reina Isabel, el príncipe Felipe.

Otras teorías de conspiración sugieren que el príncipe Carlos estuvo involucrado en el complot de asesinato, mientras algunos apuntaron a fabricantes de armas, que encontraron oposición en la lucha de la popular princesa contra las minas terrestres.

MONARQUIAS.COM