El castillo de Fredensborg, corazón de la monarquía danesa, celebró sus tres siglos de vida


La reina Margarita II de Dinamarca participó el 17 de mayo de 2022 en la celebración del 300 aniversario del Castillo de Fredensborg, una de las residencias oficiales de la monarquía danesa, ubicado a unos 40 kilómetros de Copenhague.

El castillo fue construido como un hogar de recreo para el rey Federico IV por el arquitecto JC Krieger, quien comenzó la construcción en 1719. El edificio principal fue consagrado en 1722 mientras que la iglesia, escenario de múltiples bodas, bautizos y funerales reales, en 1726.

Posteriormente, el castillo fue reconstruido y ampliado por los arquitectos Nicolai Eigtved, L. de Thurah y CF Harsdorff durante los reinados de Christian VI, Federico V y de su segunda esposa, Juliana María de Brunswick-Wolfenbüttel-Bevern, a finales del siglo XVIII.

Después de la muerte de la reina Juliana María, en 1796, el castillo se usó pocas veces y no fue sino hasta el reinado de Christian IX (1863-1906)) y la reina Luisa que la residencia volvió a ser el hoga principal de la monarquía danesa.

Christian IX, apodado “suegro de Europa” porque sus hijos casaron con príncipes y monarcas extranjeros, reunía en Fredensborg a varias generaciones de su familia cada verano. Desde entonces, el castillo fue escenario de bodas, aniversarios y fiestas de cumpleaños de la familia real y la reina Margarita lo ocupa durante seis meses al año, en primavera y otoño.

El castillo también sirve como sitio de recepción a los jefes de Estado de todo el mundo en visita oficial, y es allí donde los embajadores de otros países entregan sus cartas credenciales a la reina. Durante las visitas de estado, existe la tradición de que el dignatario visitante escriba su nombre con un diamante en uno de los cristales del castillo.

Uno de los rincones más espectaculares del castillo es la Sala de la Cúpula (Kuppelsalen), de inmensas proporciones, que hoy, como hace tres siglos, se utiliza como salón de bailes y de otras galas de los más principales eventos de la Casa Real, como bodas y banquetes de estado.

El jardín del castillo de unas 120 hectáreas fue diseñado por JC Krieger con, entre otras cosas, siete callejones que irradiaban desde el castillo en forma de abanico y atravesaban el bosque circundante. Fue remodelado por Nicolas-Henri Jardin en la década de 1760 y, entre otras cosas, está adornado con impresionantes esculturas de Johannes Wiedewelt.