Cómo son las ‘garden parties’ del Palacio de Buckingham, una tradición viva de 160 años de historia

Cómo son las ‘garden parties’ del Palacio de Buckingham, una tradición viva de 160 años de historia

La reina Isabel II de Inglaterra, que en los últimos meses redujo considerablemente sus apariciones públicas debido a crecientes problemas de salud, no asistirá a las tradicionales «fiestas de jardín» en el Palacio de Buckingham que comenzaron esta semana.

En mayo y junio se suelen celebrar hasta tres fiestas en los jardines de Buckingham y otra en el palacio de Holyroodhouse en Edimburgo. Tras dos años de cancelaciones debido a la pandemia, la primera se celebró el 11 de mayo.

Uno de los momentos más glamurosos del calendario real, cada año, la reina dio la bienvenida a más de 30.000 invitados a sus fiestas en el jardín, que han reunido a más de 1,45 millones de pesonas desde que ascendió al trono en 1952.

Desde nobles y altos mandos militares hasta diplomáticos y celebridades, los invitados incluyeron al montañista Sir Edmund Hillary, Dame Vera Lynn, David Beckham y las Spice Girls.

Cuando las fiestas en los jardines reales se celebraron por primera vez durante el reinado de la reina Victoria (1837-1901), solo se invitaba a los miembros de la alta sociedad a este evento exclusivo y durante décadas fueron utilizadas para la presentación de las jóvenes “debutantes”.

A lo largo de sus 70 años de reinado, Isabel II sin duda puso su sello en las fiestas organizadas en los jardines del Palacio de Buckingham, habiendo asistido a su primera cuando tenía tan solo 11 años, en julio de 1937, acompañando a sus padres Jorge VI y la reina Isabel.

Después de comprometerse en julio de 1947, la princesa Isabel asistió a su primera fiesta en el jardín con su prometido el teniente Philip Mountbatten. Y siete años más tarde, Isabel II organizó su primera fiesta como reina.

Qué son las “fiestas de jardín”

Pero las fiestas de jardín actuales, donde los invitados pueden hablar con la familia real, tomar té, sandwiches y pasteles, se convirtieron en una oportunidad para reconocer el servicio público personas que hayan aportado valor a su comunidad o al país.

“Las fiestas en el jardín son una forma importante para que la reina se dirija a una amplia gama de personas de todos los ámbitos de la vida, quienes han tenido un impacto positivo en su comunidad”, explica la casa real.

Aquellos en el Reino Unido que deseen asistir a una fiesta en el jardín no pueden postularse directamente al Palacio de Buckingham, sino que la casa real utiliza una «red de patrocinadores establecida desde hace mucho tiempo» para invitar a los ciudadanos.

Por lo tanto, para recibir una invitación, las personas deben tener algunos “contactos”. Los patrocinadores que ofrecen invitaciones incluyen departamentos gubernamentales, gobiernos locales, sociedades y asociaciones, los servicios, la Iglesia y otras religiones.

Además, cada año, a menudo se asignan varias invitaciones a países dentro de la Commonwealth, incluidos Australia y Nueva Zelanda y se deben solicitar a través de los sitios web de la Alta Comisión de Nueva Zelanda o de la Alta Comisión de Australia.

Para ser invitado a una fiesta en el jardín real, además se deben cumplir con algunos requisitos estrictos, como ser ciudadanos británicos residentes en el Reino Unido, ser mayores de 18 años y no haber asistido antes a una de las fiestas del palacio. También debe tener un pasaporte válido y una visa temporal para el Reino Unido.

Para una fiesta en el jardín, los caballeros usan traje de mañana o trajes de salón, mientras que las mujeres usan traje de día, generalmente con sombreros o tocados. El vestido y el uniforme nacional también se usan a menudo.

Organizar una de las famosas fiestas requiere una planificación exhaustiva que comienza varios meses antes, con el delicado trabajo de los jardineros reales que preparan el jardín para que florezca en la primavera.

Las puertas del palacio se abren desde las 2 de la tarde pero la fiesta comienza oficialmente cuando la familia real ingresa al jardín a las 4 al son del himno nacional God Save The Queen, interpretadopor una de las dos bandas militares presentes.

Con música de fondo, la reina y los miembros de la familia real normalmente circulan entre los invitados antes de llegar a la “Royal Tea Tent”, donde se encuentra con más invitados.

Los Yeomen of the Guard, vestidos con sus trajes ceremoniales rojos y dorados, ejercen como ujieres, y los invitados pueden pasear libremente por la gran extensión del jardín. La reina ofrece a sus invitados alrededor de 27.000 tazas de té, 20.000 sandwiches y 20.000 rebanadas de pastel por cada fiesta.