Roberto de Luxemburgo subastará miles de botellas de vino de sus bodegas y donará el dinero a investigación médica


El príncipe Roberto, primo hermano del gran duque Enrique de Luxemburgo, anunció que subastará más de 4.200 botellas de vino de sus bodegas y donará las ganancias a su fundación caritativa.

Al frente de un gran imperio bordelés, gracias al Domaine Clarence Dillon fundado por su bisabuelo, que comprende 42 hectáreas de viñedos, el príncipe venderá su colección a través de la casa de subastas de Sotheby’s en Nueva York el 21 de mayo.

Cualquier postor que tenga la suerte de ganar uno (o varios) de estos lotes sabrá con certeza que disfrutará de algunos de los vinos más finos y raros del mundo, al mismo tiempo que apoyará una causa que finalmente nos ayudará a todos”, dijo el príncipe.

Sotheby’s subastará un total de 818 lotes con precios que van desde los 50 dólares (unos 47 euros) hasta los 80.000 dólares (casi 76.000 euros). Entre ellos destacan botellas de Château de Haut-Brion de 1906, 1918 y 1919, así como de los años 20, 30 y 40.

La junta directiva de Domaine Clarence Dillon, así como otras fincas, también sumaron donaciones como experiencias de cata o veladas, estimadas entre 10.000 y 15.000 euros por lote.

El dinero recaudado será donado a la fundación PolG, fundada por el propio príncipe Roberto para la investigación de los trastornos mitocondriales.

El príncipe explicó que experimentó de cerca la enfermedad porque su hijo, Frederik de Nassau, sufre una mutación del gen PolG desde los 14 años. Este trastorno hace que ciertos órganos funcionen mal al debilitar las células.

“En julio de 2016, cuando mi esposa y yo recibimos el diagnóstico de la enfermedad de Frederik, una rara enfermedad mitocondrial degenerativa relacionada con PolG, estábamos absolutamente devastados”, dijo el príncipe, que agregó que quedaron “conmocionados, asustados y desesperados”.

Al igual que muchos padres que han perdido a un hijo o están cuidando a un niño enfermo, nos sentimos totalmente incapaces de manejar esta situación”, relató en una carta citada por Sotheby’s.

Y continuó: “Los siguientes cinco años estuvieron compuestos por cuidados continuos, cirugías para el querido Frederik y, por supuesto, una búsqueda frenética de respuestas, terapias y una cura”. “Asistimos a conferencias y seminarios, nos reunimos con fundaciones, nuevas empresas de biotecnología, fondos, grandes farmacéuticas, médicos, investigadores y laboratorios de todo el mundo”, agregó.

La subasta de sus vinos ayudará a la “aceleración en la investigación mitocondrial y, por lo tanto, un enfoque en una mejor comprensión de la potencia de nuestras células”, explicó.

MONARQUIAS.COM