Fotos: así era el «Garaje de Su Majestad Imperial» Nicolás II, último zar de rusia


El ‘Garaje de Su Majestad Imperial’, que se creó en 1907, contaba con las marcas Мегсеdes Benz, Delaunay-Belleville, Renault, Peugeot, Rolls Royce ‘Silver Ghost’ y otras.

El emperador Nicolás II no tardó en desarrollar una gran afición por los vehículos de motor, a pesar de ser un poco reacio a los coches al principio. Acabó derrochando grandes cantidades de dinero para conseguir los mejores automóviles.

Proyecto del garaje en Tsárskoie Seló, 1906

Proyecto del garaje en Tsárskoie Seló, 1906

La primera vez que Nicolás II conoció oficialmente un vehículo a motor fue en 1896, cuando visitó la exposición industrial y artística de toda Rusia en Nizhni Nóvgorod. Pero no le prestó mucha atención, prefiriendo las catas de vino en el pabellón del príncipe Golitsyn. El primer vehículo en el que viajó Nicolás II fue un Serpollet de vapor que se averió casi inmediatamente.

Los coches Renault en la Plaza del Palacio

Los coches Renault en la Plaza del Palacio

En 1904 el emperador Nicolás experimentó su primer viaje en coche real. Primero, su hermano, el Gran Duque Mijaíl, y luego el príncipe Vladímir Orlov, miembro del séquito del Emperador, llevaron a Nicolás II a pasear en sus coches. El príncipe Orlov, por ejemplo, llevó al zar a dar una vuelta en su elegante Delaunay-Belleville, uno de los coches más caros de la época.

Los coches en el garaje imperial

Los coches en el garaje imperial

“No tuvimos ni un solo accidente con los peatones; por supuesto, siempre fui extremadamente cuidadoso, porque creía que era imposible que el coche del zar atropellara a sus súbditos”, recordaba el príncipe Orlov. Pronto, los paseos empezaron a ser diarios. En 1905, Nicolás quiso tener su propio aparcamiento. “No podemos seguir abusando de la amabilidad de Orlov. Compre dos o tres coches y encargue a Orlov que lo haga, él lo entiende mejor que cualquier profesional”, escribió Nicolás II a sus ejecutivos.

Delaunay Belleville 70CV (SMT)

Delaunay Belleville 70CV (SMT)

En 1905-1906 se construyeron garajes en Tsárskoe Seló y Peterhof, dos residencias de verano de la Familia Imperial. Al principio se compraron cuatro coches Mercedes Benz para el Emperador y su familia, y luego se compraron más coches. A finales de 1906, se gastaron más de 100.000 rublos sólo en coches, una suma enorme si se tiene en cuenta que el sueldo anual de un ministro del gobierno era de sólo unos 1.000-1.500 rublos.

Delaunay Belleville 70 SMT

Delaunay Belleville 70 SMT

En 1907 se creó el “Garaje de Su Majestad Imperial” (nombre oficial) como parte del Ministerio de la Corte Imperial. Sólo se compraban coches de primera categoría para el emperador: Мегсеdes Benz, Delaunay-Belleville, Renault, Peugeot eran algunas de las marcas que figuraban entre los paseos del zar y, en 1911, se compraron dos coches Rolls Royce ‘Silver Ghost’. En 1917, nueve coches del garaje eran utilizados por el Emperador y su familia, mientras que otros 17 coches eran utilizados por el séquito de la Familia Imperial.

Delaunay-Belleville C4 40-45CV

Delaunay-Belleville C4 40-45CV

Se dilapidaron enormes sumas de los fondos de la nación para apoyar la fascinación del Emperador por los coches: 77.277 rublos en 1906, 69.700 rublos en 1907, 65.000 rublos en 1909… En 1911, cuando se compraron dos coches Rolls Royce, el gasto ascendió a la asombrosa suma de 96.681 rublos, más que el sueldo anual de todos los ministros del gobierno juntos.

Delaunay-Belleville CA6-45CV

Delaunay-Belleville CA6-45CV

El Delaunay-Belleville personal del emperador era probablemente el más caro de la época. Medía 5,5 metros de largo y más de dos metros de alto, especialmente fabricado más alto que un Delaunay-Belleville habitual, para que el emperador pudiera ir de pie en su interior, como le gustaba hacer cuando pasaba junto a los soldados de su ejército, o frente a las multitudes de curiosos. Además, Nicolás II insistió en que todos sus vehículos debían ser “abiertos”, es decir, tipo cabriolet, sin techo. Aunque a la seguridad del zar le preocupaba que, en un coche abierto, el zar pudiera correr el riesgo de un intento de asesinato, Nicolás se mantenía firme en su creencia de que “el pueblo debe poder ver a su soberano”.

El chófer personal de Nicolás II, Adolphe Kégresse, al volante de su Mercedes Benz

El chofer personal de Nicolás II, Adolphe Kégresse, al volante de su Mercedes Benz

El pequeño zarévich Alexéi, heredero del trono, también tenía su propio coche, un Peugeot “Bebe” de 2,4 metros de largo y 1,1 de ancho. Iba casi siempre con conductor, a baja velocidad, en el parque de Tsárskoie Seló.

Peugeot “Bebe”

Peugeot “Bebe”

Mercedes 45-PS

Mercedes 45-PS

Adolphe Kégresse, uno de los conductores del zar, era también ingeniero. Inventó un mecanismo especial llamado pista “Kégresse” -un aparato que se puede acoplar a un coche para convertirlo en una media pista- que resultó ser bastante útil para viajar por la nevada campiña rusa.

Rolls-Royce 40/50 HP

Rolls-Royce 40/50 HP

 Russo-Balt C24/30

Russo-Balt C24/30

RBTH PARA MONARQUIAS.COM