La Casa Real española da “un paso adelante” en su “operación Transparencia”


El Gobierno de España aprobó un Real Decreto por el que se reforma la estructura y el funcionamiento de la Casa Real para introducir criterios de transparencia que, entre otras cosas, permitirán al Tribunal de Cuentas fiscalizar la actividad económica de la monarquía.

«Hoy la monarquía española da un paso adelante, avanza en la rendición de cuentas, de ejemplaridad, de eficiencia, y se homologa a los más altos estándares con otras casas reales europeas», señaló Félix Bolaños, ministro de la Presidencia.

La aprobación de este paquete de medidas llega un día después de que el rey Felipe VI hiciera público por primera vez su patrimonio personal, cifrado en 2,57 millones de euros.

El principal cambio introducido por la nueva normativa consiste en que el Tribunal de Cuentas —que depende de las Cortes Generales— será el órgano encargado de fiscalizar la contabilidad de la Corona.

Además, la Casa Real deberá introducir criterios de publicidad en todos los contratos que lleve a cabo, algo que no sucedía anteriormente.

Asimismo, se llevará a cabo un estudio de todos los regalos que pueda recibir la Casa Real para decidir si pueden quedar en manos de la monarquía o si, en función de su naturaleza, resulta más conveniente que queden bajo el dominio de Patrimonio Nacional o sean donadas a entidades sin ánimo de lucro.

En adición, los altos cargos y el personal de dirección de la Casa del Rey deberán publicar anualmente su declaración de bienes.

Félix Bolaños afirmó que estas medidas «son un ejemplo más de la transparencia que la Casa Real está implementando durante el reinado de Felipe VI».

La larga sombra del rey Juan Carlos

En los últimos meses la Casa Real volvió a estar en el punto de mira de mediático por los escándalos que rodean a Juan Carlos I, padre de Felipe VI, que evitó ser imputado formalmente a pesar de que la Fiscalía constató que ocultó cantidades millonarias a Hacienda durante años.

Uno de los principales obstáculos para llevar a Juan Carlos I ante la justicia fue que la mayoría de los hechos susceptibles de delito ya prescribieron o se cometieron antes de su abdicación en 2014, por lo que estaba protegido por la inviolabilidad judicial que la Constitución otorga al Jefe del Estado.

La nueva normativa de la Casa Real no modifica esa inviolabilidad, algo para lo que sería necesario modificar la Constitución. El partido de izquierda Unidas Podemos —integrado en el Gobierno de coalición que lidera el PSOE de Pedro Sánchez— afirmó que cualquier intento de reformar la Casa Real no pasará de ser «maquillaje» mientras no se ponga límites a la inviolabilidad del rey.

MONARQUIAS.COM