Los condes de Wessex fueron “humillados” por funcionarios británicos durante su viaje al Caribe


El príncipe Eduardo de Inglaterra y su esposa, la condesa de Wessex, fueron “humillados” en su desafiante gira por el Caribe debido a diplomáticos británicos “peligrosamente ignorantes e insensibles”, afirmó un experto real.

Eduardo y Sophie se encuentran actualmente en Antigua y Barbuda y se espera que la pareja se enfrente a más protestas de activistas que los han calificado de “invasores”.

Los condes de Wesssex viajaron oficialmente Caribe para conmemorar el año del Jubileo de Platino de la reina Isabel II, pocas semanas después de que el príncipe Guillermo y la duquesa de Cambridge viajaran a la región en medio de reclamos por el colonialismo británico.

En ese entonces, Guillermo y Kate fueron criticados por saludar a niños negros en Jamaica a través de alambrados.

Ahora, los condes de Wessex fueron recibidos en el Caribe descalificaciones por los manifestantes que quieren destituir a la reina como jefa de Estado y exigen compensaciones monetarias y una disculpa total por los “crímenes contra la humanidad” del Imperio británico.

El biógrafo real, Tom Bower, le dijo a MailOnline que la mala planificación dejó a los condes de Wessex enfrentando algunos problemas como los que sufrieron los Cambridge en marzo.

“Una vez más, los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores en Londres y el Alto Comisionado en Granada no pudieron anticipar los problemas y proteger a los Wessex de la misma humillación que maldijo la visita de los Cambridge a Jamaica”, dijo Bower.

Los diplomáticos británicos no sólo son incompetentes sino peligrosamente ignorantes e insensibles a las realidades de los países en los que están empleados”, opinó el experto. Agregó: “No ayuda que tantos todavía estén ‘trabajando desde casa’” a causa de la pandemia de Covid.

“Del mismo modo, los funcionarios del Palacio defraudaron a los Wessex al no verificar que los diplomáticos del Ministerio de Relaciones Exteriores hubieran hecho su trabajo correctamente”, criticó el periodista.

Eduardo, hijo menor de Isabel II, canceló su viaje a la isla de Granada al igual que el príncipe Guillermo había tenido que borrar de la agenda un viaje a Belice por lo que sus portavoces del palacio definieron únicamente como “cuestiones delicadas”.

La gira de los duques de Cambridge, que pretendía celebrar el apego de la monarquía británica a sus antiguas colonias con motivo del «jubileo de platino» de la reina, vio resurgir las críticas a la monarquía, y el príncipe y su esposa Catalina fueron llamados a pedir disculpas por el pasado esclavista del Reino Unido.

Estas reivindicaciones presagian tiempos difíciles para la monarquía, sobre todo cuando el príncipe Carlos suceda en el trono a Isabel II. Aquejada de problemas de movilidad, la reina, de 96 años, cede cada vez más la representación a sus hijos, en particular a Carlos, de 73 años, heredero de la corona, y a su nieto Guillermo, segundo en la línea sucesoria.

Antes de cancelar la visita, el príncipe Eduardo, de 58 años, y su esposa Sofía, consultaron con el gobierno de ese país el gobernador general de Granada, uno de los 15 reinos de la Commonwealth de los que Isabel II es soberana.

Como parte de su viaje, que durará hasta el jueves, Eduardo y Sofía también visitarán Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, también reinos de la Mancomunidad británica. 

MONARQUIAS.COM