La amante del último zar de Rusia: ¿quién era y por qué su relación sigue siendo un misterio?


Un simple encuentro inició una historia que sigue suscitando polémica 120 años después. La cita tuvo lugar en la primavera de 1890, cuando la familia real rusa asistió a una noche de baile en la famosa Escuela Imperial de Ballet de San Peterburgo.  

El emperador Alejandro III presentó personalmente a una de las alumnas de la escuela, Matilda Kshesínskaia, a su hijo, cuya abdicación pondría fin al gobierno de la dinastía Romanov. Se cree que Alejandro III pudo haber organizado el encuentro para animar al joven heredero presentándole al futuro zar un potencial interés amoroso.

“Alejandro III podría haber organizado la reunión para animar al joven heredero presentándole al futuro zar un potencial interés amoroso”.

“Había una práctica en la familia real que permitía a un heredero soltero y a sus hermanos salir con actrices y bailarinas de ballet antes de casarse para adquirir ciertas experiencias sexuales”, explicó Vladislav Aksenov, investigador principal del Instituto de Historia de Rusia, a Russia Beyond.

El susceptible heredero quedó prendado tras hablar con Matilda, y su enamoramiento de ella no hizo más que intensificarse tras ser enviado a Oriente durante un año.

La ‘pequeña K’

Dos largos años después de su encuentro, el heredero intentó encender las cosas con la bailarina. Envió a un confidente a Matilda y le exigió que le diera una foto de ella. Ella se alegró al saber que Nicolás no la había olvidado después de tanto tiempo y, al parecer, se dio cuenta de que tenía cierta influencia sobre el ansioso emperador.

“No puedo describir lo que me ocurrió cuando llegué a casa. No podía comer y corrí a mi habitación; lloraba y me dolía mucho el corazón. Por primera vez sentí que no se trataba de un simple enamoramiento, como pensaba antes, sino que amo al príncipe heredero con locura y profundidad y que nunca podré olvidarlo”, escribió Kshesínskaia en su diario después de que ambos se conocieran por fin en un teatro en enero de 1892.

“El amor llenó rápidamente sus jóvenes corazones y pronto Nicolás exigió que Matilda se mudara de la casa de sus padres a una nueva mansión que él compró para ella”.

Los pensamientos del príncipe estaban igualmente ocupados por la bailarina. Sus diarios de invierno de 1892 a 1893 están llenos de relatos breves pero embelesados de sus frecuentes encuentros, en los que Nicolás llama cariñosamente a Kshesínskaia “Pequeña K”.

El amor llenó rápidamente sus jóvenes corazones y pronto Nicolás exigió que Matilda se mudara de la casa de sus padres a una nueva mansión que él había comprado para ella. El padre de la bailarina protestó al principio, pero más tarde cedió al deseo de su hija y ésta se trasladó a la casa, donde pudo tener encuentros con el príncipe sin impedimentos.

Hijo ilegítimo

“25 de enero de 1893. Lunes. Por la noche fui a ver a mi M.K. y he pasado la mejor velada con ella hasta ahora. Estoy impresionado, la pluma me tiembla en la mano”, garabateó Nicolás tras un encuentro. Esta anotación en el diario daría más tarde motivos para especular con la existencia de un hijo ilegítimo que, de ser real, sería el único vástago del último emperador ruso que sobrevivió a la Revolución.

Efectivamente, en la familia de Matilda apareció un recién nacido, pero mucho más tarde, en 1911, pero sería descendiente de su hermano: Iósif Kshesinski.

La niña, llamada Celina, se quedó en Rusia después de la Revolución y dio a luz a un hombre que más tarde se convertiría en un político de éxito que se presentó a la alcaldía de San Petersburgo. Su nieto, Konstantin Sevenard, intenta actualmente convencer al público ruso de que es el heredero directo del último emperador ruso.

Sevenard dice que cree que el niño recién nacido pertenecía a Nicolás y Matilda, pero que fue adoptado por el hermano de ella para enterrar el secreto familiar, ya que el emperador era ya un hombre casado por aquel entonces.

Konstantín Sevenard cree que el niño recién nacido pertenecía a Nicolás y Matilda, pero que fue adoptado por el hermano de ella para enterrar el secreto familiar, ya que el emperador ya era un hombre casado en esa época.

“Si Matilda hubiera dado a luz al hijo de Nicolás II, el emperador y la corte lo habrían sabido. Matilda era una mujer muy ambiciosa que sabía lo que quería y siempre utilizó sus contactos de forma eficaz. Si hubiera tenido una baza como el hijo del emperador, sin duda la habría utilizado, con todas las consecuencias imaginables”, explicó el historiador Aksenov, refutando la afirmación de la posible heredera en una conversación con Russia Beyond.

De hecho, los historiadores coinciden en que Nicolás II era un hombre de familia modélico, como muestran sus diarios. Salvo este párrafo de autoanálisis:

“Un fenómeno muy extraño que noto en mí mismo: Nunca he pensado que dos sentimientos idénticos, dos amores al mismo tiempo, puedan ser compatibles dentro de una misma alma.”

CEDIDO POR RBTH PARA MONARQUIAS.COM