Cómo se salvaron los tesoros imperiales del Kremlin tras la Revolución Rusa


Una vez establecido el poder soviético y recuperado de la Guerra Civil, los bolcheviques empezaron a decidir cómo reconstruir y mantener la economía del nuevo país, atenazado por el hambre, la pobreza y la devastación. En la segunda mitad de la década de 1920, se iniciaron a gran escala las ventas de tesoros artísticos del Imperio Ruso a Occidente. Se vendieron a millonarios de EE UU y Europa cantidades al por mayor de coronas zaristas, diamantes, huevos de Fabergé, iconos y cuadros de antiguos maestros e impresionistas de los museos rusos, incluido el Hermitage.

Corona Imperial. 1890. Museo Hillwood en Washington

Corona Imperial.

Sin embargo, gracias a los esfuerzos del personal del museo, se pudieron salvar y conservar muchas piezas importantes. Uno de estos protectores de museos fue Dmitri Ivánov, director de la Armería, uno de los museos del Kremlin de Moscú.

Nacionalización de objetos de valor

El personal de Gojran trabaja en la nacionalización de las joyas de la corona

El personal de Gojran trabaja en la nacionalización de las joyas de la corona

Las galas imperiales, las joyas y los objetos de valor de la familia imperial fueron evacuados de San Petersburgo al Kremlin al comienzo de la Primera Guerra Mundial, debido al peligro de un ataque alemán a la entonces capital del imperio.

Tras la Revolución de 1917, se creó un departamento de museos en el Comisariado del Pueblo para la Educación, con una subsección para la protección del arte y las antigüedades. Dmitri Ivanov pertenecía a este departamento y fue enviado al Kremlin para proteger la propiedad zarista del uso espontáneo. Descendiente de una familia noble, desde pequeño estuvo rodeado de objetos de arte y antigüedades. En la Rusia zarista recibió una educación clásica, se graduó en la Universidad de Moscú, se hizo abogado y trabajó para el Ministerio de Justicia. Siempre se interesó por la conservación de los valores culturales. Incluso 40 años antes de que se fundara la UNESCO, pidió a la comunidad mundial que aprobara una ley internacional para proteger las obras de arte. Ivanov consideró insustituible la pérdida artística que suponían para la cultura las guerras y revoluciones.

Dmitri Ivanov realizó un inventario de los tesoros de la iglesia

Dmitri Ivanov realizó un inventario de los tesoros de la iglesia

Tras la Revolución, decidió quedarse en Rusia y se ofreció como voluntario para trabajar en el Comisariado del Pueblo para la protección de monumentos históricos y artísticos.

Guardar elementos de la bóveda del estado

Los bolcheviques prohibieron a los particulares sacar objetos de valor del país y los nacionalizaron. También recogieron enormes cantidades de arte, tesoros eclesiásticos, metales y piedras preciosas de todo el país. En 1920 se emitió un decreto sobre la creación del Depósito Estatal de Valores (Gojran). La oficina se encargó de centralizar el almacenamiento y la contabilidad de los tesoros nacionalizados. El objetivo era vender el mayor número posible de tesoros en el extranjero para impulsar la economía del país.

Empleados de Gojran con reliquias zaristas

Empleados de Gojran con reliquias zaristas

En 1922, Dmitri Ivanov fue nombrado director de la Armería, un museo especial del Kremlin. Se encargó de que el personal de la Armería pudiera realizar exámenes expertos de los tesoros de Gojran.

La armería del Kremlin de Moscú

La armería del Kremlin de Moscú

“Desde la mañana hasta la noche, a un ritmo inusualmente rápido, examinando en un día bastantes cientos de artículos de la más variada calidad, desde los más finos del mundo hasta los más diminutos, determinando su destino y significado en cuestión de pocos momentos…”, escribió en su informe.

Regalos de coronación de los zares rusos de la colección de los Museos del Kremlin de Moscú

Regalos de coronación de los zares rusos de la colección de los Museos del Kremlin

Tuvo que seleccionar los más importantes de entre los 80.000 objetos de valor del Gojran y convencer a los bolcheviques de que los mantuvieran en el país, tal y como se exhiben, por ejemplo, en Francia e Inglaterra.

Corona de Ana de Rusia de la colección de los Museos del Kremlin de Moscú

Corona de Ana de Rusia de la colección de los Museos del Kremlin de Moscú

Gracias a Ivanov muchos tesoros del Imperio Ruso, que más tarde formaron una división especial del museo, el Fondo del Diamante, permanecieron en el país. Consiguió proteger miles de reliquias de la iglesia rusa, y crear en la exposición de la Cámara de la Armería también un departamento eclesiástico. Ivanov siguió buscando más tarde diversos objetos de valor en los anticuarios, y a veces incluso se llevó objetos de los talleres de fundición.

El diamante Orlov

El diamante Orlov

No saqueó, no vendió, no se escondió

En 1924, Ivanov fue detenido por un caso falsificado de los contrarrevolucionarios del museo, pero Natalia Sedova, jefa del departamento de museos y esposa del todopoderoso Lev Trotski se encargó de su liberación. Pero pronto Trotski y su esposa se vieron obligados a huir también.

Personal de la embajada extranjera inspeccionando las joyas de los Romanov en Gojran

Personal de la embajada extranjera inspeccionando las joyas de los Romanov en Gojran

La política artística del Estado fue acompañada de la impensable destrucción de los monumentos e iglesias del Kremlin; Ivanov sufrió un derrame cerebral. Dejó su puesto de director de la Armería, pero siguió siendo investigador e intentó por todos los medios impedir la venta de los tesoros.

Sin embargo, tras una oleada de “purgas”en las instituciones culturales, los bolcheviques volvieron a su plan de mantener la economía a costa de los tesoros zaristas. Esta vez, Gojran recibió instrucciones de encontrar en la Armería objetos “no museables” por valor de 30 millones de rublos para venderlos en el extranjero.

Invitado extranjero del Gojran se prueba la corona de los emperadores rusos, y en sus manos tiene los símbolos del poder zarista: el cetro y el orbe

Invitado extranjero del Gojran se prueba la corona de los emperadores rusos, y en sus manos tiene los símbolos del poder zarista: el cetro y el orbe

“Ivanov no saqueó, ni vendió, ni comercializó, ni escondió tesoros, pero su papeleo fue caótico, cometió muchos errores y equivocaciones”, este era el contenido exacto de la nota encontrada a Ivanov tras su misteriosa muerte en 1930. Por el tono desesperado, muchos pensaron que Ivanov se había suicidado a causa de las bárbaras acciones de las autoridades.

“Nuestra Señora de Vladímir”, siglo XVIII De los tesoros del Kremlin de Moscú

“Nuestra Señora de Vladímir”, siglo XVIII De los tesoros del Kremlin de Moscú

Al día siguiente de la muerte de Ivanov, se firmó un decreto para la confiscación de 100 piezas de plata francesa, incluidas las que él había logrado salvar. En junio de 1930, el Gojran se incautó de más de 300 piezas de antigüedades y 11 huevos de Pascua de Fabergé.

Los huevos de Pascua Fabergé Mosaico y Cesta de flores silvestres vendidos en los años 30 a la monarquía británica

Los huevos de Pascua Fabergé Mosaico y Cesta de flores silvestres vendidos en los años 30 a la monarquía británica (Colección de la Reina Isabel II)

Durante otros cinco años los bolcheviques confiscaron y vendieron valiosos bienes de la Armería. Y, sin embargo, la mayor parte del tesoro -y el Fondo del Diamante, creado a partir de los tesoros rescatados por Ivanov- permanecieron como bienes culturales de Rusia.

Cedido por RBTH para MONARQUÍAS.COM