Andrés de Inglaterra es presionado para abandonar Royal Lodge, su mansión de 31 habitaciones


El príncipe Andrés de Inglarerra (duque de York) podría recibir una suma considerable de dinero si se ve obligado a abandonar su alojamiento de gracia y favor de 31 habitaciones en Windsor, informó The MailOnline.

El príncipe, de 62 años, reside en el Royal Lodge, cercano al Castillo de Windsor, pero tras su caída en desgracia bajo acusaciones de abuso sexual la familia real podrá pedirle que se retire a una residencia privada.

El duque de York enfrenta varios pedidos para abandonar la propiedad en cuestión, que forma parte del patrimonio de la Corona británica, y la autora real Angela Levin dice que «perder Royal Lodge será una idea maravillosa y si puede irse con algo de dinero, lo hace más atractivo».

«Él debería estar obligado a hacer eso», dijo Levin, quien reveló que el príncipe Carlos (hermano mayor y futuro rey) “le ha pedido que sea invisible”. “Tiene la oportunidad de cambiar y vivir fuera de la vista”, afirmó la autora.

Según el Mail Online, un informe de la Oficina Nacional de Auditoría de 2005 sugiere que el duque de York tiene «derecho a recibir un reembolso» por la renovación que financió después de mudarse allí en 2003.

«La compensación máxima de poco menos de 7 millones de libras está sujeta a reducciones anuales durante los primeros 25 años del contrato de arrendamiento, de modo que al final de ese período no se pagará ninguna compensación», afirma el informe.

Esta revelación se produce después de que el duque finalmente llegó a un acuerdo extrajudicial con Virginia Giuffre, quien afirmó que fue obligada a tener relaciones sexuales con el príncipe en 2001 cuando solo tenía 17 años después de ser prestada por el pedófilo Jeffrey Epstein y su socia Ghislaine Maxwell, amigos del príncipe.

Monarquías.com