La reina Isabel II volvió al trabajo presencial, pero reconoce: “Me cuesta moverme”


La reina Isabel II de Gran Bretaña reconoció el miércoles que le cuesta «moverse», durante su primera audiencia presencial desde que hace ocho días se reunió con su heredero, el príncipe Carlos, quien posteriormente dio positivo al covid-19.

Isabel II recibió este 16 de febrero al general de división Eldon Millar, encargado del enlace entre la reina y las fuerzas armadas, ya su predecesor, el contralmirante James Macleod, en el Castillo de Windsor, residencia de la monarca situada a unos 40 kilómetros al oeste de Londres . 

El Palacio de Buckingham divulgó después de un video del encuentro, en que se ve a la monarca recibió la bienvenida de pie con un bastón. «Como pueden ver, me cuesta moverme», afirma la soberana, de 95 años, señalando su pie o pierna izquierda.

Pese a esta dificultad y al hecho de que aparece muy delgada, la aparición de la monarca, de 95 años, busca enviar una señal tranquilizadora sobre su estado de salud, en un momento complicado para la Casa de Windsor.

Monarquias.com