Hace 310 años: Pedro el Grande “robó” una mujer para convertirla en su emperatriz

Hace 310 años: Pedro el Grande “robó” una mujer para convertirla en su emperatriz

El 9 de febrero de 1712, hace 310 años, el zar Pedro “El Grande” de Rusia contrajo matrimonio por segunda vez, con Martha Skavronskaya, tras repudiar a su primera mujer, Eudoxia Lupokina. El gran zar y reformador ruso era un ferviente admirador de la belleza femenina, pero incluso las mujeres más encantadoras podían arriesgarse a su desaprobación.

Pedro I de Rusia “adquirió” a su segunda esposa de la misma manera que había conquistado a su amante Anna Mons: se la “robó” príncipe Menshikov. Skavronskaya, una criada de Marienburg, Alemania, había sido capturada por el conde Boris Sheremetev, junto con otros prisioneros, y llevada a su casa. Menshikov se llevó a la bella y afable mujer de Sheremetev, y fue en su casa donde el zar la conoció.

Según François Villebois, un francés que estaba sirviendo en Rusia, Pedro I “miró a Catalina por un tiempo prolongado y, burlándose de ella, dijo que era inteligente. Terminó su discurso humorístico diciéndole que llevara una vela a su habitación cuando ella se fuera a la cama. Era una orden, dijo en tono de broma, pero sin permitir ninguna objeción. Menshikov lo tomó con calma, y ​​la bella mujer, dedicada a su maestro, pasó la noche en la habitación del zar”.

El lugar exacto de su nacimiento y el origen de sus padres aún no se han establecido definitivamente, pero a Pedro eso no le importó.

Envió su nuevo amor a la casa de su hermana Natalia, donde Marta aprendió modales rusos y cortesanos. En 1708, fue bautizada en la Iglesia Ortodoxa Rusa y recibió un nuevo nombre, Catalina. Tres años más tarde, Pedro la declaró su esposa, después de lo cual Catalina, que estaba embarazada de seis meses con otro hijo suyo, acompañó al zar en la dura Campaña de la Verdad, durante la cual ella hizo frente a todas las dificultades de una vida en un campo militar admirablemente, impresionando aún más al zar.

En 1713, estableció la Orden de Santa Catalina en su honor.

Al zar le encantaba ver a gran parte de su esposa. Según un relato contemporáneo, “no hubo un solo desfile militar, lanzamiento de barco, ceremonia o festividad donde ella no estuvo presente … Catalina, segura del corazón de su esposo, se burló de sus frecuentes amores, al igual que Livia con Augusto”. Pedro tampoco tuvo miedo de hablar con ella, pero siempre terminaba con las palabras: «Nada puede compararse contigo». Catalina dio a luz a Pedro 11 hijos, pero la mayoría de ellos murió en la infancia, a excepción de Ana y Elisabeth, quien más tarde se convirtió en la emperatriz Elisabeth Petrovna.

Su idílico amor terminó en 1724, cuando Pedro descubrió el romance de su esposa con Willem Mons, el hermano de Anna. Aficionado a la crueldad y los gestos teatrales, Pedro ordenó que llevaran la cabeza cortada de Willem a Catalina en una bandeja. Se reconciliaron solo poco antes de la muerte del zar y se cree que Pedro murió en sus brazos. Después de su muerte, Catalina se convirtió en la primera mujer que gobernó en Rusia.

Monarquias.com / RBTH