La historia detrás de la decisión de Camilla de no ser reina, sino Princesa Consorte

La historia detrás de la decisión de Camilla de no ser reina, sino Princesa Consorte

Camilla Parker Bowles, duquesa de Cornualles y esposa del príncipe Carlos de Inglaterra, será coronada Reina Consorte cuando su marido ascienda al trono británico.

Al menos ese es el “deseo sincero” que la reina Isabel II expresó con motivo de su 70 aniversario de reinado, y tanto el príncipe como su esposa dijeron que se sentían “honrados” por esta bendición.

La idea original era que Camilla no se convirtiera en reina cuando Carlos fuera coronado, sino en Princesa Consorte porque estaban conscientes de que los británicos, que recuerdan con amor a la princesa Diana, nunca la aceptarían como reina.

Camilla Shand era una mujer casada con Andrew Parker Bowles cuando era amante del príncipe Carlos mientras el heredero estaba caso con Diana Spencer. Muchos británicos culparon a Camilla por la infelicidad de Diana y su posterior muerte trágica.

Temerosos de la ira pública, cuando Camilla se casó civilmente con Carlos en 2005 dijo que no tomaría el título de Princesa de Gales y adoptó el de Duquesa de Cornualles. Además, anunció que, cuando llegara el momento, no iba a ser coronada reina y solo asumiría el título de Princesa Consorte.

Hubo un intenso debate sobre si la entonces señora Parker Bowles algún día se convertiría en reina. Y los funcionarios del palacio remarcaron varias veces que Camilla no quería ser reina y dijo originalmente que «tenía la intención» de ser la primera Princesa Consorte de la historia.

Pero el aumento de la popularidad de Camilla obligó al palacio a replantear la inédita situación y solo cinco años más tarde, en 2010, cuando en una entrevista al príncipe Carlos le preguntaron si Camilla sería su reina, él respondió: “Eso es, eso es, ya veremos, ¿no? Podría ser”.

Cualquier mención de «Princesa Consorte» se eliminó del sitio web del príncipe Carlos durante una renovación en 2018.

Las mujeres casadas con un rey históricamente han sido coronadas como Reinas Consortes. Tal fue el caso de Lady Elizabeth Bowes-Lyon, esposa de Jorge VI, de María de Teck, consorte de Jorge V, y de Alejandra de Dinamarca, esposa de Eduardo VII.

A lo largo de la historia de la monarquía inglesa, la excepción a la regla fue la reina María II, quien cogobernó con su esposo, el rey Guillermo III, desde 1689 hasta 1694.

Entre tanto, los esposos de las reinas por derecho propio no asumen el título de rey y nunca han sido coronados, comenzado por Jorge de Dinamarca, el esposo de la reina Ana, sucesora de María II.

El esposo de la reina Victoria, Alberto de Sajonia-Coburgo, fue nombrado Príncipe Consorte unos 17 años después de su matrimonio. Trabajó diligentemente para ganarse el afecto del público después de sufrir la hostilidad inicial y su esposa quería que fuera titulado Rey Consorte, pero el entonces primer ministro Lord Melbourne lo descartó.

El príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, rechazó el título de Príncipe Consorte y utilizó el de duque de Edimburgo hasta que, en 1957, su esposa le concedió el título de Príncipe.

El sitio web de la casa real solía declarar: “Una reina consorte es coronada con el rey, en una ceremonia similar pero más simple”. Pero luego del matrimonio del príncipe Carlos con Camilla, agregó la cláusula de salida “a menos que se decida lo contrario”.

Según diversos informes, tras quince años de matrimonio Camilla se ha mantenido firme en su decisión de no recibir la corona de reina. Pero la dedicación y la discreción con la que cumplió sus deberes públicos obligaron a Isabel II a intervenir.

El 5 de febrero, la monarca expresó su “sincero deseo” de que su nuera se convierta en Reina Consorte cuando ella fallezca y Carlos ascienda al trono. De esta forma, Camilla podrá recibir la corona de reina en la abadía de Westminster cuando Carlos sea coronado.

La declaración pública del apoyo de Isabel a Carlos y Camilla llega después de muchos años en los que se barajó la posibilidad de que su hijo mayor diera un paso al costado y dejara que el popular príncipe Guillermo fuera el sucesor de la actual reina.

“Sigo estando eternamente agradecida y honrado por la lealtad y el afecto que continúan brindándome”, dijo Isabel a los ingleses. “Y cuando, en la plenitud de los tiempos, mi hijo Carlos se convierta en rey, sé que le darán a él ya su esposa Camilla el mismo apoyo que me has dado a mí”.

Y es mi sincero deseo que, cuando llegue ese momento, Camilla sea conocida como Reina Consorte mientras continúa su propio y leal servicio», dijo la reina en un elogio público sin precedentes.

Monarquias.com