El viaje de Camilla Parker Bowles, de amante real a reina consorte

El viaje de Camilla Parker Bowles, de amante real a reina consorte

La duquesa de Cornualles, Camilla Parker Bowles, es la ex amante real que en el futuro estará hombro con hombro con el príncipe Carlos, como reina consorte, cuando él se convierta en rey.

La imagen pública de Camilla se fue transformando después de que inicialmente fuera catalogada como como la “villanadel cuento de Carlos y la princesa Diana, antes de convertirse en un miembro de campaña de la monarquía preparada para servir a la nación.

Durante los 17 años de matrimonio que lleva con Carlos, la duquesa de Cornualles transformó su papel y ahora es una anfitriona real segura cuando organiza eventos en Clarence House y una representante confiable de la reina Isabel II en el extranjero.

Camilla, de 73 años, actualmente es patrocinadora o benefactora de varias organizaciones de alfabetización, habla en apoyo de las víctimas de la violencia doméstica y es protectora de muchas organizaciones de bienestar animal.

Quién es Camilla Parker Bowles, futura reina de Inglaterra

Miembro de la alta burguesía de provincias pero plebeya, divorciada y madre de dos hijos adultos, Camilla Shand nació el 17 de junio de 1947.

Hija del alcalde Bruce Shand y de Rosemary Cubitt, ricos terratenientes, educada en las mejores escuelas privadas, primero en Londres, después en Francia y Suiza, Camilla se movía en los mismos círculos sociales que Carlos.

Su familia incluso tenía lazos con la familia real: su bisabuela fue Alice Keppel, una de los amantes del rey Eduardo VII, tatarabuelo de Carlos.

Camilla conoció al príncipe en 1970 durante un partido de polo, pero poco después de conocerse Carlos entró en la Royal Navy y ella, cansada de esperar, se consiguió con uno de sus admiradores, el caballerizo real Andrew Parker Bowles, con quien tuvo dos hijos.

La princesa Diana, que comprendió que Camilla era el gran amor de la vida de Carlos desde el mismo día de su boda en 1981, la apodó el «Rottweiler« y en una entrevista en la BBC en 1995 dijo que era “un matrimonio de tres”.

Después de que la princesa Diana muriera trágicamente en 1997, el surgimiento de Camilla como pareja del príncipe Carlos fue parte de una campaña de relaciones públicas cuidadosamente planificada dirigida por Mark Bolland.

La primera aparición pública de la pareja fue cuidadosamente organizada en las afueras del hotel Ritz en Londres en 1999, en la denominada Operación Ritz. La culminación del romance, que fue resistido por la familia real y la opinión pública, fue un matrimonio civil en el Guildhall de Windsor el 9 de abril de 2005.

Desde entonces, Camilla fue asumiendo gradualmente una posición más destacada dentro de la familia real, desde cabalgar junto a la reina en su procesión de carruajes del Jubileo de Diamante hasta asistir a la Apertura Estatal del Parlamento.

Fue nombrada Consejera Privada en 2016 antes del 90 cumpleaños oficial de la reina, lo que significa que estará junto a Carlos cuando sea proclamado monarca formalmente en el Consejo de Adhesión en el Palacio de St. James cuando fallezca Isabel II.

A través del trabajo de caridad que defiende la alfabetización y destaca el problema del abuso doméstico y la violencia sexual, Camilla ha forjado su propio papel real. Y también se convirtió en una de las favoritas de la prensa por su naturaleza alegre y su enfoque complaciente en los compromisos reales.

La conducta intachable de Camilla y la fidelidad que demostró hacia la reina Isabel II en momentos en que la familia real atraviesa serios problemas (causados por los príncipes Harry y Andrés) fueron otros de los factores de la aprobación de Isabel II.

En diciembre, Isabel II nombró a Camilla como Dama de la Orden de la Jarretera, la orden de caballería más antigua y prestigiosa de Gran Bretaña, un honor que marca su creciente protagonismo dentro de la monarquía.

Finalmente, este 5 de febrero la reina dijo que su sincero deseo era que Camilla se convirtiera en Reina Consorte, y no en Princesa Consorte, cuando Carlos ascendiera al trono. Y pidió a los británicos que, cuando llegara el momento, le dieran todo su apoyo a los nuevos reyes.

Al menos ese es el “deseo sincero” que la reina Isabel II expresó con motivo de su 70 aniversario de reinado, y tanto el príncipe como su esposa dijeron que se sentían “honrados” por esta bendición.

Carlos respondió: Somos profundamente conscientes del honor que representa el deseo de mi madre. Mientras buscamos juntos servir y apoyar a Su Majestad y a la gente de nuestras comunidades, mi querida esposa ha sido mi propio apoyo constante en todo momento”.

Monarquias.com