Jubileo de Platino: cómo serán los festejos por los 70 años de reinado de Isabel II


Isabel II de Gran Bretaña alcanzó este domingo 6 de febrero el hito histórico de 70 años de reinado, en un momento en que, a sus 95 años, sus apariciones públicas se hacen menos frecuentes, desde que su salud comenzó a degradarse en octubre.

La reina, quien enviudó en abril de 2021, no organizó nada especial para la fecha, que es cuando se cumplen siete décadas de la muerte de su padre, el rey Jorge VI, el 6 de febrero de 1952 en la residencia de Sandringham.

Isabel era entonces una princesa de 25 años que cumplía con su esposo, Felipe, un viaje oficial a Kenia.

A sus 95 años, Isabel II, que sigue siendo muy popular, se trasladó a Sandringham, a tres horas al norte de Londres, el 23 de enero. Suele pasar allí dos meses en torno a Navidad y Nuevo, pero este año pospuso su partida del Castillo de Windsor debido a la variante ómicron del coronavirus.

Cómo serán las celebraciones del Jubileo de Platino

Para celebrar el Jubileo de Platino, es decir los 70 años de reinado, la casa real anunció en enero cuatro días de grandes festejos en todo el país para principios de junio. El tradicional «Trooping the Colour» o Desfile del Estandarte, que suele conmemorar anualmente su cumpleaños, inaugurará el largo fin de semana -del 2 al 5 de junio- con 1.400 soldados, 200 caballos y 400 músicos. 

El 4 de junio está previsto un gran concierto en el Palacio de Buckingham y el 5 de junio unos 200.000 almuerzos del Jubileo, uno de los cuales en Windsor espera batir el récord mundial del mayor picnic, con unos 1.600 participantes. También habrá un concurso de postres y una reconstitución de histórica sus 70 años de reinado, que mezclará la tradición británica con artistas callejeros.

Por el momento, la reina disfruta de la paz y la tranquilidad de Sandringham donde, según la prensa británica, se instaló en Wood Farm, una casa de campo de cinco habitaciones, que era la preferida de su difunto esposo, el príncipe Felipe, en lugar de la suntuosa mansión de la finca. En esa casa, desde la que se ve el mar del Norte, se apartó en 2017 el príncipe Felipe antes de que la pandemia le obligara a volver a Windsor.

Desde la degradación de su salud en octubre, cuando sus médicos le aconsejaron reducir sus actividades, las apariciones públicas de la reina han sido escasas. La última se remonta al mensaje de Navidad grabado que dedicó en gran parte a su «querido Felipe», reconociendo lo mucho que echaba de menos su mirada «traviesa» y su risa. Estuvieron casados ​​73 años. 

Monarquias.com